viernes 2 dic 2022
Asistencia

Heladas: emergencia agropecuaria y ayuda económica a productores

Los daños totales por heladas oscilan 19 mil hectáreas en Valle de Uco, Este y Sur. Por la Emergencia se suspenden impuestos. Créditos, subsidios y prórrogas.

Por Miguel Ángel Flores 2 de noviembre de 2022 - 16:47

Las heladas de inusual intensidad que castigaron entre lunes y martes a los oasis productivos de Valle de Uco, Sur y Este, en muchos casos con pérdidas totales, dispararon una serie de medidas del Gobierno para asistir al sector primario. Además de la declaración de Emergencia y Desastre Agropecuario a nivel provincial y nacional, que implica el perdón o postergación de deudas e impuestos, habrá asistencia económica a los productores por doble vía: créditos "blandos" con un período de gracia supeditado al nivel de daños, e incluso se analiza subsidiar el sostenimiento de empleos.

Así lo confirmó al mediodía de hoy el Ministerio de Economía, al anunciar un "combo" de asistencia a los productores afectados. Es que la contingencia climática deja heridas profundas (y cicatrices) que marcan temprano el calendario agrícola, primero de frutas y hortalizas en temporada de cosecha, y también del sector vitivinícola para la campaña 2023.

La evaluación de daños llevará al menos 20 días a partir de las denuncias de los productores. Sin embargo, en la cartera económica ya estiman pérdidas del 100% en unas 10.000 hectáreas vitícolas y alrededor de 9.000 con frutales repartidas en 135 distritos del territorio de Mendoza, para lo cual el Ejecutivo mendocino pedirá un aporte de fondos al Gobierno nacional.

Pero las gestiones con la Nación no serán fáciles. Es que ésta vez la situación de Mendoza no ese única, dado que se trata de heladas tardías (más tarde de lo habitual, entre setiembre y principios de octubre) y generales que afectaron a un vasto territorio productivo nacional, incluso zonas productoras de trigo y maíz en la Pampa Húmeda.

"Nunca superan el 5 o 6 de octubre. Ahora se trató de un fenómeno nacional y de una magnitud absolutamente inesperada, una "helada negra" que afectó a todos los cultivos", resumió el subsecretario de Agricultura, Sergio Moralejo, al confirmar la declaración provincial de Emergencia y/o Desastre Agropecuario.

Sergio Moralejo, subsecretario AGRICULTURA.jpg
El subsecretario de Agricultura Sergio Moralejo admitió pérdidas generales por las heladas. Y confirmó la declaración de Emergencia Agropecuaria y créditos blandos para productores

El subsecretario de Agricultura Sergio Moralejo admitió pérdidas generales por las heladas. Y confirmó la declaración de Emergencia Agropecuaria y créditos blandos para productores

Daños generales

El funcionario remarcó que se han puesto "todas las herramientas a disposición. Hoy (por el miércoles) se firma el decreto de declaración de Emergencia y Desastre en 135 distritos, lo cual duplica el alcance de las heladas ocurridas entre el 6 y 7 de octubre del año pasado".

Respecto al alcance de la contingencia climática, Moralejo admitió "problemas en fincas hortícolas, montes frutales y viñedos en toda la provincia". Y señaló como ejemplo las pérdidas tanto en producciones vitícolas como de ciruela y durazno en la región Sur de Mendoza, y las de Valle de Uco como "sectores muy afectados".

De hecho, durante el transcurso del miércoles, el director de Contingencias Climáticas, Julio Eluani, estuvo de recorrida por las fincas más dañadas de General Alvear y San Rafael para intentar precisar el nivel de afectación. Por su parte, Moralejo junto al vicegobernador Mario Abed hicieron lo propio en el Este, considerado el principal polo productor de uvas del país y que, por lo tanto, modificará temprano el pronóstico de la vendimia 2023.

De qué se trata la ayuda

Vale destacar el alcance de la declaración de Emergencia y/o Desastre Agropecuario. Los productores con mermas de más del 80% se verán aliviados del pago del derecho de riego al Departamento General de Irrigación, como también del Impuesto Inmobiliario y los compromisos con el Fondo de Transformación y Crecimiento, que también queda habilitado a otorgar créditos "blandos" (ver aparte).

A nivel nacional, accederán al mismo tipo de beneficios con las obligaciones frente a Afip y Banco Nación, entre otros organismos.

En cuanto a los fondos adicionales, desde Economía ya tienen claro el destino. Serán para un programa de Sostenimiento del Empleo en unidades productivas que, al menos hasta 2023, no tendrán cosecha y por lo tanto tampoco un flujo de ingresos que les permita mantenerse. Un plan que abarcará incluso a pequeñas unidades productivas, y que la cartera económica que conduce Enrique Vaquié apura para tener definido el lunes 7 a más tardar.

"Hay que mantener la calma y hacer los relevamientos necesarios para poder justificar a la Nación los pedidos adecuados. Hay un plazo para presentar las denuncias y otro para el relevamiento de los peritos. Una vez que se tengan los resultados se elevarán los informes al Gobierno nacional, independientemente de la declaración de Emergencia que va por otra vía", aseguró Moralejo, antes de observar que será difícil por la "masividad" del fenómeno climático y la demanda que se espera de distintas regiones.

Créditos subsidiados y prórrogas

Motorizados por el Fondo de la Transformación y el Crecimiento (FTyC), se trata de la otra pata del paquete múltiple de asistencia.

Son créditos a tasa subsidiada al 25% anual para productores de hasta 15 hectáreas y un fin puntual: permitirles afrontar el año agrícola cuando, como sucede ahora, muchos productores ya no tienen materia prima para comercializar. Y sobre absorber el duro golpe con capital de trabajo, justo en tiempos de tareas culturales para la próxima campaña agrícola.

Según Laura Torres, directora del FTyC "se trata de una línea de capital de trabajo con condiciones especiales para productores afectados por contingencias climáticas, que se diferencia de otras por un mayor plazo para la devolución del crédito: son 21 meses en total, dentro de los cuales los primeros 12 son el período de gracia, es decir, que no tendrá que pagar absolutamente nada justamente para que pueda recuperar el cultivo y devolver el crédito con la siguiente cosecha".

Por eso, Torres explicó que el destino de la línea es "financiar todos los insumos y labores culturales" necesarios para ese fin. Y la posibilidad de tomar hasta $1 millón "con la novedad de la incorporación de un garante-fiador que sea propietario o tenga bono de sueldo". El resto incluye garantías habituales, como prendas, hipotecas y/o avales de una SGR (Sociedad de Garantías Recíprocas).

Para acceder, la única condición exigible al productor solicitante del crédito es presentar el certificado de daños emitido por la DCC, para acreditar su estado, sea de Emergencia (pérdidas superiores al 50%) o Desastre (entre el 80 y 100%).

"No hay límites ni cupo. Los productores pueden quedarse tranquilos porque siempre que cumplan con esas condiciones van a ser asistidos. E incluso quienes ya habían solicitado un crédito anteriormente van a poder pedir una prórroga de 15 meses, es decir que se trasladarían los vencimientos a marzo de 2023", remarcó Torres.

Te Puede Interesar