Economía regional

Turismo: los fines de semana largo ayudan a romper la estacionalidad

El turismo es una de las actividades económicas en constante ascenso en la provincia de Mendoza, que busca desarrollarse "todo el año".

Por Claudio Altamirano

Desde el Ministerio de Turismo y Cultura de Mendoza, en asocio con las cámaras privadas del sector, aprovechan los fines de semana largo, o con “fines de turismo ” para seguir fragmentando la estacionalidad, que marcó a la actividad durante gran parte de la segunda parte del Siglo XX, cuando se masificó el turismo en la Argentina y el mundo.

Es indiscutible que la provincia de Mendoza es un destino turístico consolidado, principalmente por la diversidad que ofrece gracias a los oasis y sus departamentos, que permiten diversificar los productos, que van desde los naturales, hasta los culturales, sin dejar de mencionar los circuitos gastronómicos y de bodegas, entre otras propuestas.

Malargüe-Actividad turística

Aunque el turismo en Mendoza aún tiene dos temporadas muy marcadas, que es la de invierno y su producto nieve como estandarte; y el de verano que se ve coronado con la realización de la Fiesta Nacional de la Vendimia, algo que se está buscando cambiar.

Para afianzar el concepto “Mendoza todo el año”, impulsado por el gobierno provincial, e involucrando a todos los componentes de esta actividad económica, es que se busca “romper con la estacionalidad para que los turistas tengan la posibilidad, en cualquier época de elegir el lugar a conocer", dijo la ministra de Turismo Nora Vicario.

En Malargüe, la funcionaria mendocina remarcó que se está logrando romper con la estacionalidad, "porque los visitantes pueden disfrutar de Mendoza en cualquiera de las estaciones del año, momentos para descubrir algún atractivo”.

¿Qué es la estacionalidad turística?

Especialistas definen a la “estacionalidad turística” como la oscilación “muy marcada de la concentración de esta actividad económica” en determinados meses, principalmente en los de invierno o verano, con la mayor presencia de “visitantes en esos destinos”.

La tendencia en las últimas décadas ha ido cambiando, apuntalada en la Argentina por los feriados con fines turísticos, y otros factores determinantes como la realidad económica de los consumidores que han llevado a disminuir los días de ocio, o de permanencia en los destinos elegidos.

Este cambio paulatino y seguro, permite la “diversificación en los ingresos”, da cierta “previsibilidad” al empresario turístico, que lo traduce en generación de empleo permanente e inversiones en sus establecimientos, garantizando “ventas durante todo el año”.

Te Puede Interesar