Video con imágenes sensibles

Salvaje ataque a un interno en la cárcel de San Rafael

Un video reveló un sangriento ataque a un interno de la penitenciaría sanrafaelina, con amenazas y uso de armas, que ahora es investigado por la Justicia.

Por Cristian Pérez Barceló

La revelación de un video que muestra un sangriento ataque y ajuste de cuentas dentro de la cárcel de San Rafael, ha provocado una investigación de la Justicia tendiente a determinar responsabilidades que podrían ir más allá del responsable directo de la salvaje agresión.

El video fue mostrado por Noticiero Andino, de Canal 4, donde se puede apreciar que con un arma cortante, un joven ataca ferozmente a otro interno, profiriéndole cortes, golpes e insultos; y exigiéndole que exprese un pedido de disculpas a diferentes personas que va nombrando y que son del círculo de conocidos de la víctima.

Ambos internos, que purgaban diferentes condenas por sendos delitos, ya están identificados, fundamentalmente por los tatuajes que se evidencian en sus cuerpos; pero, ahora el fiscal Javier Giaroli ha instruido una causa que intentará esclarecer las circunstancias institucionales que permitieron la agresión.

Para ello, se espera que se determine, primero, la fecha y horario de grabación del video, así como también el escenario, a fin de esclarecer por qué se produjo el ataque dentro de un recinto penitenciario, en qué celda y bajo qué turno de guardias.

El agresor y la víctima

Por lo pronto, aspectos tales como la silla blanca cocida con alambre, la ropa, los guantes, la gorra, sirven de indicios que habrían llevado, de acuerdo a lo que extraoficialmente pudo conocer SITIO ANDINO, a que los funcionarios judiciales ya tengan una aproximación de quién sería el agresor: un joven conocido como Joni o Tucumano; lo que pudo determinarse, principalmente, gracias a los tatuajes que pudieron observarse, aún cuando se tapó parte de ellos, especialmente en sus manos.

La víctima es un conocido de las noticias policiales, en carácter de protagonista, detenido varias veces, al que apodan ”el Pañalín”.

Y las personas mencionadas como destinatarias del exigido pedido de disculpas, son habitantes del barrio El Molino con los que habría tenido problemas el Pañalín.

Lo que se investiga, inicialmente, es el delito de coacciones agravadas por el uso de arma; pero no sería de extrañar una acumulación de imputaciones y responsables, por acción y omisión.

En cuanto al supuesto atacante, se sabe que purga una pena de más de 15 años por homicidio; en tanto que la víctima de la golpiza, ya habría salido del penal.

Embed

Te Puede Interesar