Protección animal

Qué dice la Ley 14.346 sobre el chancho enjabonado?

La Fundación Cullunche, y por la polémica surgida por la Ordenanza de Juegos Tradicionales sancionada en Malargüe, cita el Artículo 8 de la Ley 14.346 de protección animal.

Por Claudio Altamirano

La última semana se conoció la publicación y promulgación en Malargüe de la Ordenanza Juegos Tradicionales y Riendas, provocando en el resto de Mendoza polémica por uno de los entrenamientos que figuran como autorizados, el del “chancho enjabonado”. La Fundación Cullunche cita artículos de la Ley 14.346 donde hacen mención de “actos de maltrato y crueldad animal”.

En poco menos de una semana, y tras su publicación, la Ordenanza 2.204/2022 denominada Juegos Tradicionales y Riendas del Concejo Deliberante de Malargüe genera distintas opiniones, muchas en contra, por ejemplo de la Fundación Cullunche por uno de los juegos que figuran como habilitados para su práctica, el del “chancho enjabonado.

Gran Mendoza - Repudian práctica del "chancho enjabonado" en Malargüe

La médica veterinaria Jennifer Ibarra, integrante de la organización ambientalista, expresó en forma enérgica: “no podemos entender que esta gente haya aprobado esta ordenanza en la cual se habilita el maltrato animal”, añadiendo que ”esto del cerdito o el chancho enjabonado, que es llenar de detergente a un animalito, en este caso un bebé” que posteriormente se suelta para que los niños lo persigan y lo atrapen, no debería realizarse, añadiendo que es práctica naturaliza “en los niños que para divertirse este bueno hacer sufrir a otro ser, sintiente, que piensa y que es absolutamente muy inteligente”.

Más adelante, y ante el equipo de Andino Tv, Jennifer Ibarra destaca que la Ordenanza Juegos Tradicionales y Riendas “en su articulado pone que los animales serán tratados bajo la Ley 14.346 de protección a los animales, la que prohíbe estos actos de maltrato y no puede haber ninguna protección bajo esa ley”.

Además dijo que cuando se ven videos de este entretenimiento, algunas de las grabaciones en fiestas populares de distintas provincias de la Argentina “te retrotraes a la época de la Colonia, tal vez al 1800 o más atrás”, considerando asimismo “porque es una extrema barbarie y crueldad lo que se hace con este animalito”, anticipando ante esto que “las organizaciones viendo” y analizando “legalmente que podemos hacer, si es un Recurso de Amparo o una Medida de no Innovar”.

Sobre la Ley Nacional 14.346 que se hace mención, la misma resume que “se establecen penas para las personas que maltraten o hagan víctimas de actos de crueldad a los animales”, estableciendo además que “será reprimido con prisión de quince días a un año, el que infligiere malos tratos o hiciere víctima de actos de crueldad a los animales”.

La Ley, que a fue aprobada en setiembre de 1954, y que se mantiene vigente con sus principales artículos, considera actos de maltrato “no alimentar en cantidad y calidad suficiente a los animales domésticos o cautivos, azuzarlos para el trabajo mediante instrumentos que, no siendo de simple estímulo, les provoquen innecesarios castigos o sensaciones dolorosas”.

En otros de los artículos, a partir del tercer, enumera como maltrato también “hacerlos trabajar en jornadas excesivas sin proporcionarles descanso adecuado, según las estaciones climáticas”, además de “emplearlos en el trabajo cuando no se hallen en estado físico adecuado; estimularlos con drogas sin perseguir fines terapéuticos; emplear animales en el tiro de vehículos que excedan notoriamente sus fuerzas”.

También la legislación contempla como actos de crueldad “practicar la vivisección con fines que no sean científicamente demostrables y en lugares o por personas que no estén debidamente autorizados para ello; mutilar cualquier parte del cuerpo de un animal, salvo que el acto tenga fines de mejoramiento, marcación o higiene de la respectiva especie animal o se realice por motivos de piedad”.

También “intervenir quirúrgicamente animales sin anestesia y sin poseer el título de médico o veterinario, con fines que no sean terapéuticos o de perfeccionamiento técnico operatorio, salvo el caso de urgencia debidamente comprobada”, o “experimentar con animales de grado superior en la escala zoológica al indispensable según la naturaleza de la experiencia”.

La Ley Nacional 14.346 por último remarca como maltrato también “abandonar a sus propios medios a los animales utilizados en experimentaciones; causar la muerte de animales grávidos cuando tal estado es patente en el animal y salvo el caso de las industrias legalmente establecidas que se fundan sobre la explotación del nonato; lastimar y arrollar animales intencionalmente, causarles torturas o sufrimientos innecesarios o matarlos por sólo espíritu de perversidad” por último “realizar actos públicos o privados de riñas de animales, corridas de toros, novilladas y parodias, en que se mate, hiera u hostilice a los animales”.

Te Puede Interesar