Día de la Tierra

Malargüe un gran laboratorio natural

Este sábado se conmemora el Día Mundial de la Tierra, y en Malargüe se aprovecha fecha para destacar el potencial natural del departamento.

Por Claudio Altamirano

Hoy la humanidad celebra el Día de la Tierra, fecha instaurada a principios de los ‘70 con el objetivo de preservar el ambiente ante amenazas como la contaminación y el calentamiento global, tema que comenzaba a preocupar a organizaciones y gobiernos de todo el mundo. Por esos mismo años en Malargüe, toda su comunidad también comenzó a trabajar en la preservación de su “casa natural”, logrando en 1980 que Laguna de Llancanelo fuera declarada Reserva Provincial, mismo tratamiento y resultado para Payunia y otros recursos.

MALARGUE 22 04

Hoy la mayoría de los países del planeta conmemoran el Día Internacional de la Madre Tierra, iniciativa que promovió Gaylord Nelson, senador estadounidense que buscó crear un debate serio sobre los problemas ambientales en el Siglo XX, como la contaminación, calentamiento global y sobrepoblación, destacando en sus proclamas la necesidad de “conservar la biodiversidad”.

El Día de la Tierra también es oportuno para destacar la necesidad de preservar los recursos naturales, muchos de ellos vinculados a su riqueza paisajística, por lo que la actividad turística se ha adaptado a las nuevas tendencias, con observaciones y visitas a estos lugares evitando el mayor impacto en los sitios.

Este concepto en Malargüe, con años de trabajo e involucramiento de la comunidad se ha logrado, resguardando la flora, fauna, recursos hídricos, entre otros, sin dejar de lado las actividades económicas del departamento.

AVES MALARGUE.jpg

Hoy gracias a los avances tecnológicos y los controles ambientales, se puede desarrollar la actividad hidrocarburífera sin atentar contra el ambiente en lugares como la Payunia o Laguna de Llancanelo, con sobrados ejemplos exitosos recientes que ha si lo certifican.

También se puede nombrar a la actividad ganadera que despliegan los crianceros locales, que a lo largo del tiempo fueron adquiriendo técnicas que permiten el manejo de sus piños de chivos u ovejas en un entorno natural, que ellos mismos en esa comunión con el ambiente, cuidan.

Malargüe y sus riquezas naturales

Por lo expuesto párrafos arriba muchos aseguramos que Malargüe es “un gran laboratorio natural”, donde investigadores de todo el mundo pueden estudiar fenómenos naturales, culturales y ambientales únicos, en un entorno que así lo permite.

En este gran laboratorio se puede citar a la Payunia, este gran complejo volcánico que se transforma en un paisaje “cuasi lunar”, con más de ochocientos conos que cuentan la vida geológica de la tierra.

En este detalle no puede estar ausente Laguna de Llancanelo, humedal que desde febrero de 1980 es Reserva Natural Provincial, y declarada en 1995 como Sitio Internacional Ramsar, por su gran biodiversidad. Llancanelo “es otro de los grandes tesoros de Malargüe".

Al largo listado debemos agregar Pozo de Las Animas, Laguna de la Niña Encantada, Castillos de Pincheira, Pozos de Carapacho, Caverna de Las Brujas, todos los valles cordilleranos, entre otros recursos naturales, donde aparece uno que ubica a Malargüe a nivel mundial, el cielo.

Por las características del cielo malargüino, con prácticamente escaso impacto lumínico internacional, es que la comunidad científica internacional decidió desarrollar dos proyectos de importancia, el Observatorio de Rayos Cósmicos Pierre Auger y la ubicación de la Antena DS3 de estudio del espacio profundo de la Agencia Espacial Europea.

Te Puede Interesar