Por la nevada

Crianceros de Malargüe podrían tener pérdidas totales

En Malargüe, en lo inmediato, calculan pérdidas de ganado superior al 50%, aunque el porcentaje podría aumentar en los próximos días.

Por Claudio Altamirano

A más de tres semanas de la nevada que ha provocado en lo inmediato innumerables pérdidas a puesteros de Malargüe, el panorama a futuro no es el mejor, todo lo contrario, se prevé que habrá escasez de chivitos para la venta en la temporada de zafra que se avecina. Las consecuencias del enorme temporal podrían trasladarse varios años más. Puesteros piden acciones concretas para paliar la situación.

Malargüe-Perdidas ganaderas por nevada

Sifredo Aguilera, productor de la zona de Arroyo Loncoche, al suroeste de la ciudad de Malargüe, con su “rostro curtido y quemado por el sol, nieve y viento”, contó con angustia los padecimientos actuales de puesteros que han sido afectados por la última “gran nevada” de este invierno.

Aguilera vino a ratificar lo que muchas personas en el departamento vienen asegurando desde hace varios días que “muchos de ellos van a quedar sin animales, sin nada”.

El criancero malargüino explicó que los relevamientos que se están realizando serán muy diferentes a los del mes de octubre, donde las pérdidas serán aún mayores por varios motivos, entre los que mencionó la muerte por el frío y asfixia en el último temporal, debido a la acumulación nívea que se registró en varios puestos, por encima de un metro y medio; añadiendo la inanición y abortos espontáneos de cabras que estaban en gestación. Dijo además que aún hay puesteros que no dan con “algunos animales”.

CHIVAS NIEVE 2.jpg
La peor situación para los productores malargüinos (Foto gentileza).

La peor situación para los productores malargüinos (Foto gentileza).

El problema de los puesteros de Malargüe es “a largo a plazo”

Las ayudas estatales y de organizaciones no gubernamentales han sido un paliativo urgente al problema, pero lamentablemente las consecuencias de las perdidas por mortandad de ganado, principalmente caprino y ovino, aunque también se está conociendo la muerte de vacunos y equinos, necesitarán ser abordadas con una proyección “a largo plazo”. Se estiman que las secuelas en estas economías, muchas de subsistencia, podrían durar varios años.

La crisis afectará futuras temporadas, en la primavera que es en unos veinte días cuando comience la etapa de parición, tal como se conoce el nacimiento de chivitos, se verá fuertemente perjudicada, porque muchas chivas o cabras que estaban preñadas murieron, provocando un doble perjuicio al productor. Esto es por el vientre que se perdió y el nonato que lamentablemente corrió la misma suerte, producto que no estará disponible para la comercialización, transacción que el criancero realiza una vez al año, para obtener recursos para él y su familia “que deben alcanzar hasta el próximo año”.

Al no contar con “producción” para el mercadeo, los puesteros no podrán enfrentar acuerdos comerciales, menos aún créditos “porque no tendrán con que pagarlos”, dicen desde este sector, muchas veces vulnerable, motivo por el cual, solicitan “subsidios a los gobiernos locales y nacionales”, que les permitan comprar vientres para la próxima temporada, y recién ahí poder comenzar a recomponer su delicada y desesperada situación.

chivas nieve 3.jpg
Existen crianceros que aún no dan con la totalidad de su ganado (Foto gentileza).

Existen crianceros que aún no dan con la totalidad de su ganado (Foto gentileza).

Crianceros de Malargüe solicitan se declare "emergencia ganadera"

Entre los numerosos pedidos y reclamos que manifiestan los crianceros del departamento de Malargüe, y que son de larga data, está el de declarar en el departamento “la crisis ganadera”, demanda que oportunamente fue solicitada por la sequía persistente desde hace años, y que refuerzan ahora por la mortandad de ganado por causa de las nevadas de este invierno.

Estos constantes problemas que deben enfrentar, a los que se añade los bajos precios que pagan compradores de ganado, agudiza el desarraigo y el despoblamiento de la zona rural, y uno no menos importante, el ataque de carnívoros salvajes a piños y majadas.

Te Puede Interesar