Pocos jóvenes ingresan al seminario

Crisis de fe: en Mendoza hay menos curas y monjas

Mendoza desde hace algunos años tiene menos ingresos de jóvenes al seminario. Por ello, hay menos monjas y menos curas. Los motivos.

Por Nimsi Franciscangeli

Por motivos culturales, de fe e incluso puede ser por desconocimiento, en la provincia hay menos monjas y curas. El padre Juan Pablo Dreidemie, rector del Seminario arquidiocesano de Mendoza, dialogó en Radio Andina y contó cuál es la situación actual de la Iglesia.

maxresdefault.jpg
En Mendoza desde hace algunos años tiene menos ingresos de jóvenes al seminario. Por tal motivo hay menos monjas y menos curas.

En Mendoza desde hace algunos años tiene menos ingresos de jóvenes al seminario. Por tal motivo hay menos monjas y menos curas.

Como consecuencia de esta situación en algunas parroquias hay faltantes de sacerdotes por distintas razones. Según resaltó el entrevistado, para el 2023 esos cargos estarán cubiertos. "Somos muy pocos", describió Dreidemie y agregó: "Las parroquias que solían tener 2 o 3 sacerdotes para atenderlas, ahora tienen 1 o a lo sumo 2 en las iglesias más grandes".

Para el sacerdote hay algunas ideas en cuanto a los motivos por los que hay faltantes de curas, "las causas son muchísimas, no hay una sola en la dismininución de las vocaciones sacerdotales, pero si hay varios factores que pueden estar detrás de esto”, acotó.

“La primera no hay un renuevo generacional al crecimiento de la población, es decir, son mucho menos los sacerdotes jóvenes que se ordenan y los que desempeñan su tarea son sacerdote mayores que se jubilan o fallecen, el recambio generacional es uno de los temas”, resaltó.

Además, el sacerdote mencionó una idea del Papa Francisco y la destacó: "Estamos en una época de cambio con muchos paradigmas que fueron como dominantes en el pasado y hoy no lo son. Por ejemplo, el tema de la esperaza, de la fe y la religiosidad de las personas. Cada vez tenemos más familias que deciden no bautizar a sus hijos o no darles ningún tipo de enseñanzas en la fe y eso a la larga impacta en las decisiones sacerdotales”, resaltó Dreidemie.

El otro de los puntos por los que hay menos jóvenes que ingresan al seminario es porque deben hacer opciones definitivas y radicales. "Hoy las opciones de algo para siempre, definitivo es muy contracultural. La inseguridad, la duda, está marcada y eso impacta fuertemente".

Hay menos curas, menos monjas, menos jóvenes ingresan al seminario.

Para el entrevistado el factor más importante es el cultural y aseguró que tanto Europa como América están pasando por está situación crítica.

Accionar de la Iglesia para revertir la situación

"Desde la iglesia estamos tomando el problema de frente, no disimularlo. En primer lugar hay que reconocer que es un problema y en segundo lugar, hay muchos espacios de reflexión muy agudas y muy profundas sobre la identidad del sacedorte y la forma de acompañar la comunidades cristianas en estos tiempos", aseguró el entrevistado.

Actualmente la formación para el sacerdocio dura en promedio 8 años. "El gran desafío es la formación del corazón del pastor y eso lleva tiempo", aclaró el padre Juan Pablo.

"La calidad del sacerdocio, la vocación y la formación ha crecido en calidad, eso implica cantidad. En los años 90 teníamos 65 seminaristas, era más fácil entrar, lo hacía mucha gente sin vocación. Hoy en día son menos pero los procesos de selección son más serios y consistentes", detalló.

Actualmente, se están preparando para ser sacedortes 15 personas, de las cuales 1 es de la diósesis de San Rafael y 14 de la arquidiósesis de Mendoza.

"La crisis de vocación en la vida religiosa femenina es más pronunciadas. Las razones suelen ser complejas, es un poco más intenso", finalizó el entrevistado.

Te Puede Interesar