No la pasó nada bien

La descontrolada cobertura de un periodista alemán en el Obelisco

El periodista Matthias Ebbert fue enviado por la TV alemana para cubrir la celebración argentina en el epicentro de los festejos y todo se fue de las manos.

Matthias Ebbert es un periodista alemán que fue enviado como corresponsal de la televisión de su país a Buenos Aires para cubrir los festejos de argentina tras la obtención de la Copa del Mundo. Y para él, el trabajo se convirtió en algo de alto riesgo. Porque la cobertura que estaba realizando en vivo desde el Obelisco se descontroló con los hinchas que estaban en el lugar. Y el tipo, muy profesional, nunca dejó de transmitir. Aplausos merecidos.

"Acá se está desatando el infierno, desde las 3/4 de la mañana que todos esperando al equipo acá en El Obelisco. Están cantando su canción del Mundial (-y se escucha el "muchaaachos, ahora nos volvimos a ilusionar..". Y nos burlan. Hay mucha euforia, un orgullo enorme. Le quieren mostrar a Alemania claramente que ahora son ellos lo que ganaron", cuenta el reportero, quien de a poco empieza a padecer, a sufrir la euforia de los presentes que lo rodean.

https://twitter.com/AtaqueFutbolero/status/1605022434783944704

Siempre con buena onda, los hinchas empezaron a saltar, a empujar a Matthias con una copia de la Copa que le pasaba por delante, que se la apoyaban en la cabeza... , los saltos eran cada vez más populares, y de a poco el que empezó a volar por el aire fue el periodista, quien fue tomado por varios de los fanáticos argentinos por sus pies y espalda y lo sacudían para arriba y abajo.

"Son el equipo del momento, lo saben. Y el orgullo después de 36 años les sale del alma. Y por eso este ambiente y esta movida acá. Es difícil seguir acá haciendo esto, se complica seguir trabajando acá. No hay nada más que pueda hacer ahora excepto esperar acá", dice, o es lo que intenta decir, en medio del descontrol que terminó hasta con espuma en la cara del periodista.

Te Puede Interesar