¿homicidio culposo o simple?
Expediente en mano: pruebas y testigos de la muerte de Luciana Montaruli
Jueves, 23 de mayo de 2019
Por: Pablo Segura

La muerte de Luciana Montaruli (27) en el accidente del Acceso Sur y por cuyo caso está detenido el médico José Paulos (34), quien con su auto y manejando ebrio embistió de atrás al taxi donde iba la víctima, es la nueva causa judicial que debatirá si el siniestro es un homicidio culposo o simple.

Paulos fue acusado de un "homicidio simple con dolo eventual" y permanece internado con custodia policial -luego quedará detenido-. Si bien su situación es complicada -arriesga hasta 25 años de cárcel- su defensa confía en poder cambiar la calificación penal.

Sitio Andino tuvo acceso al expediente que investiga el siniestro ocurrido en la mañana del sábado 18 de mayo, el cual está en manos de la fiscal Liliana Giner.

Hasta hoy, en el expediente está confirmado que Paulos manejaba con 2.12 gramos de alcohol por litro de sangre, es decir, casi cuatro veces más de lo permitido. El médico volvía de bailar del boliche Jagger, al igual que las víctimas. Por su parte, el dosaje al taxista dio negativo.

Si de pruebas científicas se trata, el dato que complicará, tal vez, la investigación, es que el personal de Criminalística no pudo determinar la velocidad en la que se movilizaban los autos involucrados. Esto porque llovía y el agua en la calzada provocó que no quedaran marcas de frenada.

Hasta el momento se han incorporado a la causa el relato de al menos dos testigos, uno de ellos presencial al momento del choque y otro llegado en los momentos posteriores al siniestro.

También compareció Fernanda Egaña (24), amiga de la víctima fatal y quien iba en el taxi. Ella admitió que ninguna de las dos mujeres llevaba puesto el cinturón de seguridad.

El relato clave es el de un joven de 29 años, quien manejaba un Corsa e iba detrás de los dos autos que chocaron.

Ese testigo, quien viajaba junto a su mujer y se presentó espontáneamente a declarar, contó que Paulos manejaba a unos 100 kilómetros por hora -dato estimativo porque él iba a 90 km/h- y que el taxi hacía lo suyo a unos 75 km/h.

Agregó que Paulos se desplazaba a bordo de su Gol Trend, patente KYY346, detrás del taxi. Lo hacía por Acceso Sur, en la mano que va hacia el centro y que al llegar al cruce con Alsina, giró a la derecha para tomar la salida de la calle antes mencionada.

Sin embargo, en ese momento advirtió que esa bajada estaba clausurada por obras, por lo que había tachos y giró, repentinamente, hacia la izquierda. Allí chocó de atrás al taxi, que terminó volcando.

El testigo relató luego que tras el impacto, el Gold Trend de Paulos se fue a la banquina izquierda y luego retomó a la calzada, para finalmente detenerse a unos 50 metros de donde quedó el taxi.

"Me acerqué y le pregunté cómo estaba. Me dijo que bien, pero que estaba ebrio. No podía ni hablar", detalló el testigo, quien aclaró que los bomberos llegaron a la escena unos 35 minutos después y la policía unos 50 minutos tras el accidente.

Por su parte, otro testigo, un joven de 25 años, llegó al lugar unos minutos después del choque y tras asistir a los protagonistas, habló con Paulos. El chico explicó que el ahora imputado le dijo "me los llevé puesto" y que le contó que "venía del boliche Jagger, donde había tomado alcohol".

El relato de la amiga de Luciana

Fernanda Egaña, amiga de la víctima fatal, iba también en el taxi y salvó su vida de milagro. La joven contó que habían salido a bailar a Jagger y que si bien sus amigos le ofrecieron llevarla a sus casas, ellas prefirieron, por más seguridad, volver en taxi.

Contó que viajaban en el asiento trasero y que en un momento sintió un golpe fuerte. Luego "todo empezó a dar vueltas".

Agregó que mientras era asistida por personas escuchaba que el conductor del Gol Trend "se quería ir" y que oyó a una persona que dijo "es tal el pedo que tiene que no se le entiende lo que habla".

El futuro de la causa

La familia de la víctima fatal presentó al abogado Antonio Carrizo como querellante. El letrado solicitó la declaración de al menos seis testigos "presenciales" y las cámaras de seguridad, tanto de la provincia, como las de una empresa ubicada a la altura de donde ocurrió el hecho.

Por el contrario, la defensa de Paulos, a cargo de Juan Day, pedirá la liberación del sospechoso ante un juez.

Todo esto será analizado en la audiencia de preventiva que solicitará la fiscal Giner en los próximos días. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario