Salta

Tres alumnos expulsados tras intoxicar a sus compañeros con una torta de clonazepam

Tres alumnos del colegio Madre Teresa de Calcuta en Salta fueron expulsados tras llevar una torta con clonazepam a una fiesta de cumpleaños.

El viernes pasado, una fiesta de cumpleaños en el colegio Madre Teresa de Calcuta en Salta terminó en un episodio grave que llevó a la hospitalización de tres estudiantes. Durante la celebración, los alumnos consumieron una torta que contenía clonazepam, un potente ansiolítico que provocó mareos y cansancio en la cumpleañera y dos compañeros, quienes fueron ingresados en el hospital San Bernardo para recibir tratamiento de emergencia.

Alejandro Vilte, director del colegio, se mostró firme ante el acontecimiento. “No asocio esto como una broma. Es una actitud irresponsable que puso en peligro la vida de los compañeros”, declaró Vilte, quien destacó la gravedad del acto. La investigación reveló que la torta contenía "varias pastillas disueltas" de clonazepam, aunque aún se desconoce cómo los adolescentes consiguieron el medicamento. “Probablemente, alguien en la casa consume esa medicación”, especuló el director.

image.png
Tres alumnos expulsados tras intoxicar a sus compañeros con una torta de clonazepam

Tres alumnos expulsados tras intoxicar a sus compañeros con una torta de clonazepam

Expulsión de los alumnos responsables

A raíz de la intoxicación, se decidió expulsar a los tres alumnos responsables de llevar y distribuir la torta en la escuela. La medida fue tomada tras una serie de reuniones con los ministerios de Educación, Salud y la Policía de Salta para evaluar la situación. “Pregunté quién había traído la torta y las compañeras me dijeron quiénes eran, tres compañeros, con nombre y apellido”, explicó Vilte.

image.png
Tres alumnos expulsados tras intoxicar a sus compañeros con una torta de clonazepam

Tres alumnos expulsados tras intoxicar a sus compañeros con una torta de clonazepam

Este episodio inédito en el colegio llevó a que los padres de los estudiantes expulsados recibieran los documentos necesarios para que sus hijos continúen sus estudios en otras instituciones. El director enfatizó que “no había antecedentes que indicaran que esto podría suceder”, y agregó que el incidente no reflejaba problemas previos de conducta en el curso.

El caso también llevó a que las autoridades educativas y policiales evaluaran medidas para prevenir futuros incidentes similares en el ámbito escolar. La situación se convirtió en un llamado de atención sobre los riesgos asociados al acceso indebido a medicamentos y la necesidad de una mayor vigilancia en las prácticas dentro de las instituciones educativas./Radio3.

Te Puede Interesar