recurso hídrico

Agua en Mendoza: la advertencia de Irrigación para tener en cuenta

El superintendente general de Irrigación habló sobre el pronóstico de caudales de ríos y anticipó cómo será la temporada 2023-2024. Los desafíos.

Por Cecilia Zabala

Esta semana el Departamento General de Irrigación dio una noticia positiva tras años consecutivos de un panorama desalentador respecto a la situación hídrica de la Provincia de Mendoza. Aquella crisis que se convirtió en una situación permanente de escasez de agua dará un respiro para la temporada 2023-2024. Pero, de ningún modo significa que haya que "relajarse" en este sentido.

Gracias a las nevadas del invierno, las cuencas de los ríos mendocinos atraviesan una situación positiva respecto al caudal de agua, si se la compara con lo que sucedió en los últimos 13 años. Sin embargo, esto no implica una situación ideal. "Hay que seguir cuidando el agua", advirtió el superintendente general de Irrigación, Sergio Marinelli.

"Esto nos da la tranquilidad de que vamos a tener un buen año, de que vamos a tener agua como en las décadas previas a 2005, cuando los años eran de caudales medios", señaló Marinelli y agregó: "Después vino esta década que fue la peor en 600 años de historia", explicó.

En esto incide directamente el cambio climático que atravesamos. El panorama indica que a futuro va a haber variabilidad, se van a alternar años buenos con años malos pero, al cierre de la década, el promedio va a dar menos cantidad de nevadas. En esto incide directamente el cambio climático que atravesamos. El panorama indica que a futuro va a haber variabilidad, se van a alternar años buenos con años malos pero, al cierre de la década, el promedio va a dar menos cantidad de nevadas.

Por eso, insistió en la necesidad de "ahorrar agua". "Hay que lograr que en los años buenos usemos lo necesario, lograr una mayor eficiencia; y guardar el excedente para los años malos", destacó.

Convenio Mendoza Gobierno e Irrigación, Marinelli.JPG
Sergio Marinelli, superintendente general de Irrigación.

Sergio Marinelli, superintendente general de Irrigación.

Ante esto, planteó los desafíos que atraviesa la Provincia de Mendoza, sobre todo en la necesidad de más obras, de montos y tiempos grandes. "Los embalses son un problema serio porque tienen poca capacidad. No alcanzamos a guardar la mitad del agua de los años buenos", por eso ya están trabajando en un plan para la recuperación de acuíferos.

Además, insistió en que "hay ineficiencia en la red hídrica y en cómo se usa el agua". "Eso es lo que tenemos que ir mejorando con obras". "En el servicio público hay un derroche importantísimo: se estima que el 50% del agua se pierde. Se necesitan inversiones", sostuvo.

Te Puede Interesar