A lo Bukele

Provincia de Santa Fe: buscan trasladar narcos y sicarios a una cárcel federal sin inaugurar

Tras las amenazas de narcos, el gobernador de la provincia de Santa Fe, Maximiliano Pullaro le pidió a Patricia Bullrich la cárcel federal en Coronda.

El gobernador de la provincia de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, enfrenta un desafío carcelario ante amenazas de narcos. Su pedido a la ministra Patricia Bullrich apunta a trasladar a la cárcel federal de Coronda, sin inaugurar, a los presos de "alto perfil" vinculados a ataques recientes. La iniciativa busca aliviar la sobrepoblación en cárceles provinciales colapsadas.

La solicitud se basa en que el Centro Federal Penitenciario Litoral Argentino, la unidad penal que se construye en Coronda desde hace 16 años, tendría la capacidad (para 462 internos) para alojar presos de “alto perfil”. Pullaro, enfocado en una solución urgente, propone "descomprimir" y controlar a reclusos vinculados al crimen organizado. Además, proyecta construir un penal provincial para mafias narcos, al estilo Bukele, alejado de las principales rutas provinciales y nacionales.

image.png
Santa Fe busca trasladar narcos y sicarios a una cárcel federal sin inaugurar | provincia de Santa Fe

Santa Fe busca trasladar narcos y sicarios a una cárcel federal sin inaugurar | provincia de Santa Fe

La sobrepoblación carcelaria en Santa Fe supera los 3000 reclusos, con más de 500 casos vinculados al narcotráfico. La falta de infraestructura y el dominio del crimen organizado en cárceles complican la situación. Allanamientos recientes revelaron búnkeres de drogas en pabellones de alta peligrosidad.

Pullaro busca absorber el impacto político de su estrategia, buscando un perfil firme contra el crimen organizado. "Haremos todo para evitar delitos desde la cárcel", enfatizó. La respuesta violenta de grupos narcos, anticipada por el gobierno, evidencia la lucha por el control penitenciario. El problema para la gestión de Pullaro es superar la urgencia frente a una situación cargada de tensión, y con una policía desmantelada. En el primer día hábil de la gestión, en Rosario sólo se pudieron poner en marcha 18 patrulleros. Según los cálculos del gobierno deberían estar alerta en las calles no menos de 200.

Pullaro espera el apoyo operativo de fuerzas federales en Rosario y propone coordinar con Bullrich la supervisión de recursos enviados. La construcción de un penal provincial y el manejo de la cárcel federal son apuestas a largo plazo ante la urgencia y tensión actual./LN.

Te Puede Interesar