Controversia

Acta de confidencialidad: polémica por un documento que Guaymallén hizo firmar al personal

El municipio de Guaymallén envió un "acta de confidencialidad" a las y los empleados. La respuesta de la comuna y los pedidos de la oposición.

Por Mariano Fiochetta

Este martes se generó controversia en el departamento de Guaymallén luego de que el personal del municipio recibiera un acta con el cual se exigía un “compromiso de confidencialidad y no divulgación de la información y las políticas de seguridad de la información municipal.

Desde el justicialismo criticaron fuertemente la medida, y uno de los que se expresó fue el jefe del bloque del Senado de ese espacio, Lucas Ilardo. “Todo muy normal en la Municipalidad de Guaymallén, que obliga a los empleados a firmar contrato de confidencialidad para que no se filtren tanto sus chanchullos. En cualquier municipio peronista que esto sucediera sería un escándalo nacional. No solo son corruptos, son fachos”, expresó en su cuenta de Twitter.

En el texto, se establece que las y los firmantes se deben comprometer a “guardar la máxima reserva y secreto sobre los datos e información” a la que accedan “en virtud de las funciones encomendadas, a utilizar dicha información solamente para el fin específico al que se la ha destinado, a no comunicar o hacer pública la información no clasificada como pública”; entre otros puntos.

image.png
La nota de confidencialidad impulsada por la comuna de Guaymallén.

La nota de confidencialidad impulsada por la comuna de Guaymallén.

Quien recogió el guante fue el secretario de Gobierno de la comuna, Nicolás González Perejamo. “Cuando llegamos hace siete años habían legajos que solo tenían una hoja. Buscamos mejorar la prestación de servicios constantemente”, sostuvo a SITIO ANDINO.

En ese sentido, expresó que el objetivo de la nota es apuntar a que “el personal conozca cuáles son sus responsabilidades” y destacó que cada empleado/a “tiene derechos y obligaciones”.

Es anoticiar lo que está regulado por una gran cantidad de leyes. Hay empleados que tienen acceso al proceso de una licitación, a los adicionales que cobran otros empleados por mayor dedicación, a procedimientos de sumarios. Hay datos que manejan los empleados que son datos de los contribuyentes”, explicó el funcionario.

Así, mencionó las leyes de Protección de Datos Personales (n° 25.326), Delitos Informáticos (n° 26.488), Firma Digital (n° 25.506), Ética en el Ejercicio de la Función Pública (n° 25.188), Propiedad Intelectual (n° 11.723), Administración Financiera (n° 8706) y las dos normas de Procedimiento Administrativo (nacional y provincial).

“Yo no soy ningún corrupto”, manifestó. “Lo que le molesta a Ilardo es el orden. El ladrón piensa que todos son de su condición. En su partido ni siquiera echaron a Luis Lobos”, recriminó González Perejamo.

El bloque de ediles del Frente de Todos en el Concejo de Guaymallén presentó un pedido de informe en la sesión de este miércoles, pero fue rechazado. “Esto genera muchas especulaciones porque no se dan explicaciones. Queremos que los detalles se den por escrito”, relató el concejal Gastón Aparicio a este diario.

“No se explican los alcances y se tiene que formar a los trabajadores ¿Por qué un placero tiene que firmar un acta de confidencialidad? Además, la confidencialidad se paga como un ítem”, resaltó.

El edil sostuvo que se comunicó con pares de otras regiones del país y aseguraron que no tenían información de que esta medida se hubiera aplicado en otra comuna, por lo que continuarán las investigaciones. Desde el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Guaymallén (SOEMG) también pidieron explicaciones al respecto.

Te Puede Interesar