Caso Fernando Báez Sosa

Fernando Burlando: "Los testigos de hoy son claves porque reconocen a los autores del crimen"

El abogado defensor de la familia de Fernando Báez Sosa, Fernando Burlando, detalló que en esta jornada se les pedirá que los acusados se saquen los barbijos.

Inició el segundo día del juicio oral contra los ocho rugbiers imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa y antes de ingresar a la sala del Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Dolores, Fernando Burlando se detuvo a dialogar con la prensa.

Allí, el abogado defensor de los papás de Fernando sostuvo que este martes será un debate importante ya que los jóvenes que declaran son amigos de la víctima que también sufrieron agresiones aquella madrugada del 18 de enero de 2020.

_SJV7887.jpg

"Van aclarar lo que fue la mecánica del abordaje a Fernando", indicó Burlando quién también resaltó que la mayoría de los presentes reconocen a los autores del crimen.

Con relación a si durante la jornada habrá una rueda de reconocimiento, el abogado señaló que ya la hubo pero que hoy los acusados podrán ser "señalados" por los testigos.

"Vamos a pedir que se bajen los barbijos. No creo que se nieguen porque ya fueron reconocidos en todos lados y hasta hay un acta donde se informa quién es quién", informó Burlando.

"Seguro con el barbijo sienten protección pero sabemos que es atinado que lo tengan porque es un lugar cerrado y muy chico", explicó el abogado respecto al por qué lo utilizan.

El suegro de Fernando Báez Sosa recordó cuando lo vio en la morgue: “Estaba acostado esperando que lo ingresen a un cajón”

Oscar Rossi, el suegro de Fernando Báez Sosa, graficó cómo vio aquel 19 de enero de 2020 al joven ya muerto tras haber sido asesinado por un grupo de rugbiers que están siendo juzgados por homicidio.

“Te juro que no le deseo a nadie ver lo que yo vi en el cuerpo de Fernando, ni un cazador para un animal”, dijo quebrado Oscar, quien recordó que ese verano él había ido a vacacionar a Pinamar y a pocos kilómetros se trasladó a Villa Gesell cuando recibió un llamado de su hija, Julieta, la entonces novia de Fernando.

“Papá venite, yo estoy en la Comisaría y Fernando en el Hospital”, recordó. Sobre Julieta, dijo que no está en condiciones de declarar y “afrontar” este juicio y que está bajo tratamiento psicológico.

Rossi recordó que Fernando era un “ser humano increíble, extraordinario” y “muy bueno”, y describió también que se encontró a sus papás ese 19 de enero del 2020 en la morgue para reconocer el cuerpo.

Además, detalló que la entonces fiscal de instrucción Verónica Zamboni, a cargo entonces del caso, le explicó lo que había ocurrido y que a su hija le pidió una prenda que ella tenía en sus manos y que momentos antes había llevado puesta Fernando Báez Sosa, para estudios de ADN. Esa fue una prueba clave, pues el cotejo de los rastros genéticos de esa prenda luego se hizo con otras que pertenecían a los rugbiers implicados.

Te Puede Interesar