El más complicado de los rugbiers

Declaró Máximo Thomsen: "Jamás en la vida se me hubiese ocurrido matar a alguien"

Entre lágrimas, el señalado como quien le dio el golpe mortal a Fernando Báez Sosa rompió el silencio: "Es algo que nunca en la vida hubiese buscado", dijo.

Máximo Thomsen, uno de los principales acusados por el asesinato de Fernando Báez Sosa, decidió declarar ante el Tribunal que lo juzga junto al grupo de rugbiers por el crimen de Villa Gesell y de esta manera rompió el famoso pacto de silencio que había entre los acusados.

Previamente se había largado a llorar mientras declaraba la mamá de Blas Cinalli y siguió quebrado cuando le tocó a la suya, Rosalía Zárate.

En primera instancia expuso sobre los momentos previos a la llegada al boliche Le Brique luego de haberse “mamado” en la playa con sus amigos, y que al arribar el boliche estaba muy lleno. Contó que estaban en la barra del lugar, y que hubo empujones.

Máximo Thomsen, rugbiers, juicio Fernando Báez Sosa, identikit
Máximo Thomsen decidió declarar tras el testimonio de su madre Rosalía Zárate

Máximo Thomsen decidió declarar tras el testimonio de su madre Rosalía Zárate

”Escucho 'por favor basta de empujar' y cuando termino de escuchar eso alguien me choca de la espalda y me tira, era un amigo que tenía un chichón y le pregunto qué le pasa, y de atrás lo levantan del cogote y le digo (al patovica) 'por favor bajalo'. Se metió seguridad y dijo sacalo a él también. Me empiezo a correr y pregunto por qué querían sacarme a mí, me cruzan el brazo y sentí una presión muy fuerte, me asusté y me llevé las manos para tratar de evitar que me asfixiara, escuché que decían 'llévenlo a la cocina que lo cagamos a palo'”, recordó, tras lo cual fue sacado del lugar.

"Yo quería entrar de nuevo, mi amigo me dice 'dejá no te preocupes'. Veo a un amigo que estaba en una ronda con gente desconocida y salgo corriendo detrás de él, y apenas me meto siento que me pegan una piña en la cara y reacciono tirando patadas no sé a quién, no sé cómo. Una patada, dos, jamás en la vida tuve intención de matar a nadie porque vengo escuchando todos los días que yo organicé, que soy líder. Era una persona contra muchos", explicó el rugbier.

Luego resaltó sobre lo que ocurrió después del crimen: "Me vuelvo a dar vuelta y me sigo yendo, y cuando estoy yendo para la casa, creo llegué primero, me puse ropa cómoda porque tenía la camisa rota, me cambié y esperé, y cuando llegan los demás, empezaron a comentar de la pelea y a lo último llega otro de los chicos y dice que creo que terminó mal, y yo le dije capaz te estás confundiendo con otra pelea, si fueron segundos. No sé quién me dice de ir a comer, y agarré con Lucas y fui a Mc Donalds, volví y me dormí".

ZCZDSSQB35GLNJCTYJ3WHZP4VE.webp
Máximo Thomsen, el más complicado de los rugbiers, rompió el silencio y declaró en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa

Máximo Thomsen, el más complicado de los rugbiers, rompió el silencio y declaró en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa

"Nos dicen 'ustedes saben por qué están acá', 'ustedes mataron a un pibe' y empecé a vomitar, no lo creía", manifestó acerca de cuando la Policía irrumpió en la casa de Villa Gesell que alquilaban.

Además, pidió disculpas a la familia de la víctima. "Quiero pedir disculpas porque jamás en la vida tuve intenciones de matar a alguien. Jamás en la vida escuché muchas cosas sobre mí como desde hace varios días, años. Hablaban con tanto odio a mi persona que me hacía doler muchísimo porque yo jamás tuve esa intención. Quiero pedir disculpas, porque es algo que no hubiese buscado nunca. Me lastima saber que estuve en ese lugar, pero jamás tuve esa intención", agregó.

El fiscal Juan Manuel Dávila le consultó respecto a si en alguno de los videos reproducidos en todas las jornadas del juicio advertía que alguien le haya pegado, como declaró, y su respuesta escueta fue: “No lo advertí”. Incluso cuando le hicieron ver imágenes del día del crimen y se le preguntó si reconocía a algunas de las personas que estaban junto a él, señaló que no respondería por la actuación de terceros, sino sobre su accionar. “No voy a responder por otra persona", fue la frase que repitió varias veces.

El imputado también reconoció la ropa que usó ese día, incluida la zapatilla con sangre que lo coloca como la persona que le dio la patada mortal a Fernando Báez Sosa: “Son mías”, dijo sobre el calzado y el pantalón que usó el 18 de enero de 2020.

Embed

Luego tomó la palabra el querellante Fernando Burlando y Thomsen rápido, reaccionó: “No me siento cómodo respondiendo preguntas a una persona que me insultó mientras estuve detenido, insultó a mi mamá y no me siento cómodo respondiéndole. A la parte no quiero responder”.

Tras haber hecho cuatro preguntas y Thomsen aclarar que no le iba a responder, la presidenta del Tribunal insistió al imputado sobre si quería o no seguir declarando: “No voy a responder”, cerró el interrogatorio

Las declaraciones de las madres de los rugbiers en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa

El primer familiar de un imputado que destigo como testigo en el juicio fue María Paula Cinalli, madre de Blas. “Fue un desastre, una desgracia muy grande. No quiero ni pensar lo que habrán pasado los papás de este chico, pero nosotros también lo sentimos y sufrimos mucho”, comenzó su alocución.

Y agregó: “Todo esto nos afectó mucho, fue un hecho desgraciado, una desgracia muy grande. Personalmente, siento muchísimo que nos afectó a todos, nos sigue afectando, no quiero ni pensar lo que deben haber sufrido los padres de este joven fallecido, pero todo lo que se ha creado alrededor, seguimos sufriendo ataques personales y familiares con todo el show mediático que nació a partir de esta desgracia tan grande".

"He recibido ataques, no de la gente que me conoce, pero he sufrido ataques. El abogado presente ha llamado a mi hijo “hijo de puta” y eso realmente corona una serie de hechos desgraciados que han nacido el 18 de enero de 2020″, completó.

Rosalía Zárate, madre Máximo Thomsen, juicio Fernando Báez Sosa, rugbiers
Rosalía Zárate, madre de Máximo Thomsen, había declarado previo a que el rugbier decidiera hablar

Rosalía Zárate, madre de Máximo Thomsen, había declarado previo a que el rugbier decidiera hablar

Por su parte, la madre de Máximo Thomsen Rosalía Zárate, contó que tiene cáncer: “Me operé, hice rayos y quimioterapia, sigo en tratamiento. Lo dejé para poder venir acá. Lo único que hago es salir de mi casa para ir a ver a mi hijo a la cárcel e ir al médico. Así hace dos años. No puedo más, no puedo seguir sobrellevando todo esto. Es una pesadilla”.

Te Puede Interesar