sábado 3 dic 2022
Opinión

La economía en un mes trascendente para la Argentina y el mundo

Octubre se presenta como un mes de definiciones en política y economía no solo en lo domestico sino también a nivel mundial.

Por Marcelo López Álvarez 2 de octubre de 2022 - 07:26

En una semana más de datos económicos esquivos y contradictorios, el comienzo de octubre parece abrir el escenario de un mes de definiciones trascendentes para la economía mundial y para la Argentina.

Como ya dijimos en la semana la persistencia de índices inflacionarios altos (en el Gobierno dan por descontado que incluso septiembre puede ser el índice más alto del año), la notable retracción de los ingresos que crecen por debajo de la inflación son los aspectos fundamentales en la persistencia de índices de pobreza inaceptables para un país productor de alimentos y con un reparto desigual de la riqueza que produce.

La vicepresidenta de la Nación puso en debate uno de los temas de la dinámica inflacionaria lo que definió inflación por oferta y no por demanda y advirtió sobre las ganancias desmedidas e insólitas de las empresas alimenticias, en lo que coincidió en sus charlas con el Ministro de Economía, y reclamó más controles para el sector que según las consultoras privadas cerró el noveno mes del año con aumentos superiores al 8 por ciento.

Es imposible dudar de que lo que expresa lo vicepresidenta lo vemos a primera vista en los valores que encontramos en las góndolas día a día pero también tiene su correlato en los balances que presentan las compañías en la Comisión Nacional de Valores que dan sustento a las afirmaciones de la vicepresidenta.

De un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) se desprende la magnífica rentabilidad bruta que han tenido las tres empresas que lideran la producción de alimentos en el país. En el primer semestre del año Arcor declara una rentabilidad bruta en dólares del 8,3% y Molinos Río de la Plata 7,1% también en dólares, en tanto que la azucarera Ledesma en su ejercicio anual cerrado al 31 de mayo declara una rentabilidad del 10.7 por ciento también en dólares.

Las mismas empresas, que concentran más del 60 por ciento de los alimentos que se ofrecen en las góndolas argentinas, ya habían declarado rentabilidades altísimas en dólares que van del 8.5 a más del 10 por ciento.

Pero la bonanza no es solo para las alimenticias, los fabricantes de lo que se llama insumos extendidos (que además operan monopólicamente en el país y con fuertes medidas proteccionistas) así el fabricante de Aluminio y chapa Aluar tuvo el año pasado un rentabilidad del 24.4 por ciento en dólares y en el 2022 ya lleva acumulado en el primer semestre el 25.1 por ciento.

Los márgenes no coinciden con el atraso en los salarios, solo pocos gremios pueden empatar la inflación. El jueves el INDEC dio a conocer el índice de salarios de julio que aumentaron en ese mes 5.5 por ciento cuando la inflación de ese mes fue del 7.4 e interanualmente el incremento de los salarios fue del 68.7% mientras que en ese mismo periodo llegó al 71%.

Queda claro con los números oficiales del Estado y de las propias empresas que la distribución de la renta viene siendo (y se conserva) fuertemente desigual.

20220911-Empresas-05.jpg
La economía argentina esta caracterizada por márgenes de ganancia inéditos a nivel mundial.

La economía argentina esta caracterizada por márgenes de ganancia inéditos a nivel mundial.

En la tarde del viernes el ministro Sergio Massa dio a conocer los resultados “exitosos” del dólar diferenciado para el sector agroexportador sojero que, como expresamos en Radio Andina, está lleno de claroscuros, por un lado consolidó la formación de reservas tan necesarias y permitió una recaudación extra que permitirá abastecer algunos programas de fortalecimiento del ingreso para sectores vulnerables, pero también es real que consolida y fortalece la concentración de algunos actores en un sector que en la Argentina viene creciendo exponencialmente, la producción de granos.

En la década del 80 Argentina producía unos 40 millones de toneladas, que en poco más de 30 años creció a los más de 140 millones actuales, y precisamente el sector sojero beneficiado con el programa que finalizó el viernes es una de las explicaciones a ese crecimiento ya que actualmente produce en promedio unas 50 millones de toneladas anuales.

Pero ese crecimiento de la producción no se vio reflejado en más productores sino todo lo contrario, fue acompañado de una fuertísima concentración que expulsó del campo a miles de pequeños y medianos productores de otros productos del sector agropecuario

A fines del 80 se registraban unos 420 mil productores, para el censo agropecuario de 2018 el último realizado) los productores eran 230 mil o sea la producción se multiplicó por más de 3 y los productores cayeron a la mitad. En otra muestra del regresivo reparto de la renta en el país

Esa concentración se ve también en que unas 5900 empresas producen más del 80 por ciento de las 50 toneladas de soja y solo 10 concentran el 90 por ciento de la exportación del poroto y sus subproductos y derivados. Si se toman solo las 4 principales en el 2021 concentran el 48 por ciento de las exportaciones, mientras que unos 56 mil productores (80 por ciento del total de los productores) producen el 17 por ciento del total de los granos que surgen de nuestra tierra. Una nueva muestra que el problema a solucionar urgente es el desigual reparto de la renta de la economía argentina.

Hay procesos históricos de formación de nuestra sociedad, de nuestro territorio productivo que difieren notablemente de los de Estados Unidos o Australia y que hoy se mantienen intactos, estos fenómenos de concentración superlativa y que no se discuten y son parte fundamental para romper con las posiciones dominantes que en la Argentina tienen alta incidencia en los procesos de formación de precios e inflacionarios.

Pero si solucionar lo interno es complejo más lo es cuando se tiene una camada de dirigentes, formadores de opinión etcétera que son poco dados al estudio y a la conceptualización y puesta en contexto de las situaciones de época pretendiendo que la Argentina es un hecho aislado y nada más alejado de la realidad, en un fin de semana donde la salud de la región se juega y mucho en las elecciones de Brasil.

Pero además hay un contexto mundial del cual se pretende o se cree estar aislado, como si eso fuera posible.

image.png
El conflicto planetaria mantiene en jaque la economía mundial, es una fantasia creer que la Argentina está aislada de ello.

El conflicto planetaria mantiene en jaque la economía mundial, es una fantasia creer que la Argentina está aislada de ello.

Bien lo expresa hace algunas horas uno de los más lúcidos pensadores que tiene la Argentina hoy, Jorge Alemán, que escribía en una columna “En la situación histórica que se presenta, donde hay una mundialización del capitalismo que está en constante mutación que es capaz de adherirse a cualquier escena y disolver a los polos que se enfrentan a una nueva realidad híbrida, habría que interrogarse por la pasión bélica que se extiende y se reparte por doquier y cuestionar la toma de partido generalizada.

Ni Estados Unidos, Europa y la OTAN promueven esta guerra para liberar al "mundo libre" del autócrata ruso, ni la invasión de Putin a Ucrania fue solo para desnazificar el Dombass y frenar a la OTAN. La misma participaba de la lógica de la restauración del Imperio propia del espíritu del jefe ruso. No obstante, aunque todo esto esté presente, la guerra ha adquirido ya su propia autonomía, la que se desarrolla, no hay que olvidarlo, en el campo de aceleración ilimitada del capitalismo bajo su forma neoliberal. Dicho de otro modo, cuanto más se prolongue la matanza, más se producirá una intensificación de los negocios de la guerra (donde los Estados Unidos llevan siempre la delantera), aquellos que destruyen todas las oposiciones entre lo justo y lo injusto, lo verdadero y lo falso, la liberación o la dependencia.

Por ello no habrá región del planeta donde los sectores más vulnerables no paguen un precio altísimo por esta situación. Así como la novedad del neoliberalismo ha sido la transformación de las derechas en una agenda de ultraderechas, no sería nada extraño que su nuevo paso sea conducir a la realidad a una militarización de las almas como un vector transversal que atraviese todos los frentes en disputa”.

Te Puede Interesar