en la sexta sección

Tras la detención de los tres sospechosos, ¿cómo sigue la causa del asesinato del médico jubilado?

Hallaron la huella dactilar de uno de los imputados en el baño donde encontraron a la víctima. Además, la ropa con sangre y un mechón de pelo pueden esclarecer el caso. Buscan a un cuarto cómplice.

Por Pablo Segura

La investigación por el crimen de Francisco Garás, el médico jubilado asesinado durante un supuesto intento de robo en su casa de la Sexta Sección, avanza a paso firme y en pocos días, la Justicia ha sumado varias pruebas que comprometen en demasía a los imputados.

La última novedad que recibió el fiscal que investiga la causa, es que las huellas dactilares halladas en la bañera donde encontraron el cadáver de la víctima son de uno de los imputados, Miguel Ángel Supichatti (43).

Este sujeto, apodado “Pichiripi” o “Cordobés”, era quien le lavaba el auto al médico todos los sábados, y que ahora está imputado por homicidio criminis causa, que es cuando se mata para ocultar un delito, en este caso, el robo.

Los otros dos acusados son el hijo de este individuo, un menor de 17 años, y Jonathan Reynoso (25), apodado “El Bebo”. Ambos, también están imputados por el mismo delito.

Contra estos individuos también hay varias pruebas en contra y de dar positivo algunos cotejos que ha pedido el fiscal, estos quedarán sumamente comprometidos con el crimen del anciano.

Se cree que las huellas también podrían comprometer a estos, y esto es lo que espera el magistrado. Mientras tanto, se mandó a cotejar el ADN de la sangre hallada en prendas de vestir que tenían en su poder los sospechosos al ser detenidos.

Además, se pidió un cotejo con un mechón de pelo que, por su color, se cree que podría ser de Supichatti –es canoso-.

Con estas tres pruebas importantes, Garay entiende que la investigación está “muy encaminada”, aunque, claro está resta aún algunos detalles.

Entre ellos, la posible detención de un cuarto cómplice, quien no habría actuado en el crimen pero sí encubriendo a los asesinos.

Se trataría del hombre que manejó la camioneta después del hecho, cuando los sospechosos ya estaban detenidos. En caso de confirmarse esto, se intentará determinar quién fue y en ese caso capturarlo para acusarlo de encubrimiento.

El crimen de Francisco Garás (80) ocurrió en la tarde del sábado en su casa de calle Moldes al 500, en Ciudad. La víctima fue golpeada, apuñalada y degollada.

Por las averiguaciones practicadas por efectivos policiales y el fiscal Garay, la causa tuvo detenciones rápidamente. Ahora, las pericias juegan a favor del magistrado y así, pareciera que la causa se esclarecerá próximamente.

Te Puede Interesar