Duro

Paco, furioso con las demoras para cruzar a Chile: “hemos fracasado, es inconcebible

El Gobernador retó a los funcionarios aduaneros argentinos y chilenos durante un encuentro binacional. “Hay decisión política para la libre circulación y tenemos que padecer una tortura”, comentó sobre el principal paso aduanero.

Por Matías Malagoli

La reunión del Comité de Integración Sistema Paso Cristo Redentor sirvió para que el Gobernador Francisco Pérez reprendiera a funcionarios argentinos y chilenos por las cada vez más extensas demoras que padecen quienes quieren cruzar de un país a otro.

“Estoy enojado, como todos los argentinos que tienen que padecer la tortura de la falta de integración”, dijo el mandatario.  “La decisión política para la libre circulación está, y algunos que participan de este evento son quienes bloquean esta situación”, dijo, visiblemente molesto, el mandatario provincial.

Es que la reunión binacional anual llegó después de un verano en el que cruzar de un país a otro se convirtió en una odisea, cada vez más insoportable. Pese al tratado que firmaron en 2003 los entonces presidentes Néstor Kirchner y Ricardo Lagos, y a que en 2008 se anunció la implementación de un sistema “codo a codo” para hacer sólo un trámite aduanero, los avances fueron nulos.

“La circulación está más presa que libre, siempre aparece un señor que dice que no es así. Acá lo que se necesita son menos trámites, es lo que hacen todos los países del mundo”, se quejó otro de los funcionarios que presidieron el encuentro, el embajador argentino en Chile, Ginés González García.

Es que la situación se ha vuelto insostenible: pese a que las autoridades políticas de ambos países han firmado reiterados acuerdos para agilizar el cruce de mercaderías y pasajeros entre ambos países, los tiempos para efectuar los trámites aduaneros son cada vez más extensos.

El sostenido crecimiento de flujo vehicular (en 2003 cruzaban 300 camiones diarios y hoy el promedio ronda los 1.500) es el elemento que termina de configurar una situación calificada por el Gobernador como “un fracaso, algo insostenible”.

El mayor obstáculo, aseguraron en off the record algunos funcionarios locales, es el recelo de la PDI chilena a efectuar cambios al actual sistema de control migratorio.

Hay predisposición en las autoridades aduaneras argentinas, al igual que, aunque en menor medida, de los responsables de los controles sanitarios de ambos lados de la frontera.

Los funcionarios políticos coincidieron en el diagnóstico de la situación. “Estamos haciendo inversiones muy importantes, 60 millones de dólares en la ruta y la aduana, 350 millones de dólares en el puerto de San Antoni y 500 millones de dólares en el de Valparaíso. Pero ha faltado voluntad”, señaló Raúl Celis, intendente de la V Región del Valparaíso.

“Nos tenemos que poner los pantalones y ejecutar lo que piden los presidentes. Se ha avanzado mucho en infraestructura, pero no sirve de nada si no mejoramos el tema burocrático. Mi mensaje no es al pueblo chileno y argentino, es a los funcionarios”, criticó Paco Pérez.

Te Puede Interesar