lunes 26 sep 2022
el caso lo investigará la fiscalía especial

Amitrano quedó detenido en Contraventores y este miércoles será indagado

El sospechoso llegó a las 19.20 al Palacio Policial. Desde Seguridad admitieron que se pagó una “recompensa” por su captura. Afirman que la muerte de su padre fue la clave para dar con su paradero.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
8 de enero de 2013 - 20:26

Luego de trece años, Alejandro Amitrano (39) volvió a pisar suelo mendocino. Pero esta vez lo hizo en calidad de detenido, al estar acusado de asesinar a golpes a su hija de un año, en noviembre de 1999.

Tras doce horas de viaje, el sospechoso llegó de Entre Ríos custodiado por tres efectivos de Inteligencia Criminal y luego quedó alojado en un calabozo de Contraventores. Mañana será indagado por el Juez de Garantías Ariel Spektor, donde se le comunicará formalmente su imputación: homicidio agravado por el vínculo.

Según fuentes policiales, Amitrano ni se inmutó durante el viaje. “No dijo ni una palabra”, soltó uno de de los efectivos que integró la comitiva. Asimismo, al bajar del auto que lo trasladaba, sonrió al ver una decena de periodistas y reporteros gráficos que lo esperaban, y caminó con la frente en alto.

El sospechoso se había dejado el pelo largo, estaba más gordo y usaba aros.  

Ante la pregunta de algunos integrantes de la prensa, atinó a esbozar algunas palabras, pero finalmente no dijo nada y siguió su camino hasta ingresar a la sede de Investigaciones. Allí pasará la noche.

Tras la llegada, el ministro de Seguridad afirmó que por su captura, el Estado debió “pagar una suma de dinero”, aunque prefirió no dar a conocer el monto.

Por su parte, confirmó también que la fiscal especial Claudia Ríos envió un oficio para hacerse cargo de la instrucción del caso. Esto, sumado a un pedido de la Procuración de la Corte, haría que el expediente pase del Sexto Juzgado de Garantías, a la Fiscalía de Delitos Complejos.

Las clave de la detención

Fuentes policiales indicaron que la muerte del padre del sospechoso, fue clave para dar con su paradero.

Según explicaron los sabuesos, el hombre viajaba periódicamente a Entre Ríos sin avisarle a nadie (salvo a su esposa) para ayudar económicamente a su hijo. Este hombre, un empresario de San Luis, falleció hace tres meses, por lo que fue la madre la responsable de empezar a viajar a Paraná.

“Sólo en diciembre viajó siete veces”, indicó una alta fuente policial. Estos movimientos fueron advertidos por un policía retirado, quien alertó de lo que estaba sucediendo.

La intervención telefónica al celular de la mujer hizo que los sabuesos detectaran rápidamente dónde se encontraba Amitrano y este lunes se llevó adelante la captura.

El sospechoso, que en los próximos meses cumplirá 40 años, está acusado de asesinar a golpes a su hija de un año. Será imputado por un delito que prevé una pena de hasta prisión perpetua en caso de ser hallado culpable.

Su esposa, Cecilia Cousau, también fue detenida días después del hecho y en el 2011 fue juzgada en un juicio oral. Allí la Quinta Cámara del Crimen la absolvió del delito de "abandono de persona seguido de muerte".

Te Puede Interesar