Teatro

La tragedia gitana: única y actual

Como cierre del taller de actuación bajo el método Lee Strasberg se puso en escena en el Centro Cultural Le Parc la historia de la clásica obra Carmen. Una versión de Juan Carlos Malpeli.

Por Eugenia Cano

Un elenco de 24 artistas mendocinos recreó en la Sala Roja del Centro Cultural Le Parc la famosa obra que relata la desventura de la gitana con corazón libre. Una versión actoral del dramaturgo Juan Carlos Malpeli sobre la historia e interpretada por sus protagonistas bajo el método de actuación Lee Strasberg.

En esta adaptación de Carmen, se corre a un lado la música y el canto lírico para dejar en primer plano al texto y al desarrollo dramático de cada acto, que no son 4 como su original estrenada en París en 1875.

La obra se presentó en el espacio Le Parc como cierre del 2do taller de actuación bajo el método Lee Strasberg. 

La historia es respetada en su argumento inicial, pero situada en una Sevilla actual. De esta manera el púbico recorre durante las casi dos horas que dura la puesta la relación de la joven con el cabo José a quien enamora, las intrigas de contrabando en la que ella está envuelta y la presencia no ya de un torero sino un afamado director de cine que llega al lugar para desbaratarlo todo. Será este quien provoque los celos del cabo y termine con el trágico deceso de la gitana.

Entre los aciertos de la propuesta se destacan muchos diálogos disparatados, sobre todo entre personajes secundarios como el de Frasquita y su marido. Esta dupla despertó en varias oportunidades el aplauso espontáneo del recinto por su buena actuación. Aunque la obra también contó con momentos de intensidad escénica como el abuso sexual de una joven por dos sargentos corruptos. Aquí sobre sale la intención de querer representar el abandono onírico del cuerpo de la mujer ante su apropiación.

Un elenco de 24 actores locales representaron el clásico "Carmen".

Por otra parte, es probable que la puesta adquiriera mayor atractivo con una ambientación de los espacios en los que trascurre el relato. Este aspecto es casi inexistente, a excepción de una mesa y una silla que sirve para múltiples usos. Mientras que por otro lado, el vestuario fue acertado.

“Carmen, la única”, así como tituló la adaptación de la obra Juan Carlos Malpeli, se llevó el reconocimiento de familiares y amigos de los actores que se dieron cita en el lugar para ver el resultado de lo aprendido en el segundo taller del método en el que se formaron hombres de teatro y cine de la talla de Robert De Niro y Al Pacino.

Te Puede Interesar