prueba clave

Por una suba de presión se atrasa la declaración del policía acusado de homicidio

La intención de la defensa era que declarara esta semana, pero el fin de semana, Darío Agosti sufrió una crisis de nervios que le provocó una parálisis en la cara. Fue internado y ahora volvió a Contraventores.

Por Pablo Segura

El policía acusado de asesinar por error a Ezequiel Torres durante un asalto en un minimarket de Maipú sufrió una subida de presión que le provocó una parálisis en su cara, por lo que debió ser internado en una clínica de Godoy Cruz.

Ante esto, el efectivo Darío Agosti no pudo declarar aún ante el fiscal especial Santiago Garay, como tiene pensado hacerlo por decisión de su abogado defensor.

El uniformado estuvo internado durante el fin de semana y luego de recibir el alta médica fue trasladado nuevamente a Contraventores, donde permanece con guardia médica permanentemente.

El último parte médico dado a conocer por los profesionales indica que Agosti no está en condiciones emocionales para prestar declaración. Ante esto, el abogado defensor espera el visto bueno de los profesionales de la salud para realizar esa testimonial.

“Es una decisión de los médicos. Cuando ellos digan que está en condiciones, él (por Agosti) va a declarar”, explicó Pablo Cazabán, representante del sospechoso.

Según comentó el letrado, el efectivo se recupera de la parálisis y, en principio, no sufriría secuelas en un futuro.

Mientras tanto, el fiscal especial sumó hoy la declaración de una vecina del lugar, quien presenció el hecho. Esta mujer, según fuentes judiciales, sirvió para despejar algunas dudas acerca de los tiempos en el que ocurrieron los hechos.

Es que algunos testigos aseguraban que la madre del sospechoso había perseguido a los ladrones tras el robo, mientras que esta mujer desmentía esta versión, entre otras contradicciones tras los relatos de algunas personas.

Lo cierto es que Darío Agosti continuará detenido, tal como lo decidió el fiscal Garay la semana anterior, luego de rechazar el pedido de prisión domiciliaria entendiendo que eso “podía entorpecer la investigación”.

Agosti está imputado por homicidio agravado por uso de arma de fuego (no recibió el agravante de ser miembro de la fuerza porque estaba de franco). Esta calificación tiene una pena que va de 10 a 33 años de prisión.

El hecho por el cual se lo investiga ocurrió el 11 de noviembre tras un asalto en un minimarket de calle Pedro Vázquez al 900 de Maipú.

En ese lugar vive Agosti junto a su madre, quien fue blanco del golpe. El uniformado, con intenciones de defender a su madre, intercambió disparos con los delincuentes y luego, por error, le disparó a Torres, quien murió luego en el hospital.

Te Puede Interesar