no hay detenidos

Pánico durante un asalto en el Registro Civil de Capital: robaron 30 mil pesos

Tres ladrones armados y encapuchados irrumpieron en el lugar cuando había más de 15 personas. Encañonaron a todos, los hicieron tirar al piso y golpearon a un empleado para que abriera la caja fuerte.

Por Pablo Segura

Momentos de tensión vivieron más de 15 personas y todo el personal del Registro Civil de Capital, luego de que tres delincuentes armados irrumpieran en el lugar para asaltar el local, de donde se llevaron unos 30 mil pesos en efectivo.

El hecho ocurrió a las 14.15 en la sucursal de Brasil 444, casi esquina Costanera

Según fuentes judiciales, se cree que los tres sujetos llegaron al lugar en una moto. Dos de ellos estaban encapuchados y armados con revólver calibre 22 largo, mientras que un tercero estaba a cara descubierta y portaba una pistola.

Los individuos, perfectamente organizados y sabiendo el objetivo que tenían por delante, perpetraron un golpe que, para ellos, salió a la perfección.

Apenas ingresaron, uno de ellos fue a la oficina de la encargada de la sucursal, donde también había dos empleados. Allí las apuntó con el arma y redujo rápidamente.

Mientras tanto, su cómplice caminó hasta el fondo del local, donde amenazó a más de 15 personas. Este las obligó a tirarse al suelo y luego comenzó a robarle las pertenencias a cada una de ellas.

El tercer cómplice se abalanzó sobre otros empleados, quienes tenían las llaves de la caja fuerte. Fue así que, en primera instancia, uno de los trabajadores entregó 9.500 pesos. Pero esto, lejos de convencer a los delincuentes, los enfureció.

Fue así que uno de los ladrones le dio un cachazo al hombre en la cabeza, y luego algunos golpes en la espalda.

Otro empleado, aterrado, entregó las llaves de otra caja fuerte y así los malvivientes se alzaron con otros 20 mil pesos en efectivo.

Con el objetivo cumplido, los cacos escaparon corriendo y escaparon, se cree, en una moto y un auto que, posiblemente, podría ser un Peugeot, según el relato de algunos testigos.

Las víctimas llamaron a la policía, pero pese al esfuerzo de los uniformados, los delincuentes nunca fueron detenidos.

La causa quedó en manos de la Oficina Fiscal 1 de Ciudad, donde calificaron el hecho como robo agravado en poblado y en banda. Durante la siesta fueron varias las víctimas que se acercaron a denunciar lo robado.

De todos modos, fuentes judiciales confirmaron que varias personas no se presentaban aún en la sede judicial a prestar declaración por lo sucedido.

Te Puede Interesar