Acto

Una Cristina efusiva compartió escasos minutos con Paco en la inauguración de Verallia

La presidenta presentó en videoconferencia, y para todo el país, la inversión de más de 300 millones de pesos que hizo la empresa de capitales franceses en Guaymallén.

Por Matías Malagoli

La Presidenta Cristina Fernández inauguró las obras de la millonaria inversión en la fábrica de botellas Verallia en Guaymallén a través de una videoconferencia en la que se mostró de muy buen humor.

La mandataria mantuvo una teleconferencia múltiple con varias provincias: en Lobería, Buenos Aires, inauguró una escuela técnica y en Tucumán la ampliación de una fábrica de origen suizo.

El eje de las actividades era la promulgación del voto a los 16 años sancionados ayer por el Congreso y la entrega del DNI número 20 millones desde la transformación del Renaper.

foto: Cristian Lozano

En el medio estuvo el contacto con Mendoza para inaugurar la ampliación de la planta de Verallia en Guaymallén. La firma trabaja en las instalaciones de la vieja Rayén-Curá, en el Carril Nacional de Rodeo de la Cruz, y es la subsidiaria argentina del grupo francés Saint Gobain.

Junto a Paco Pérez se sentaron el CEO de Saint Gobain, Jerome Fessard, quién, según reveló Cristina durante la charla, visitaría por la tarde la Casa Rosada, el director de Verallia en Mendoza, Walter Fornica, el intendente Alejandro Abraham, Mario, que trabaja hace 40 años en la empresa y charló con la presidenta, más algunos directivos locales de la firma y legisladores provinciales.

Cristina se mostró exultante durante toda la charla y destacó la importancia de la inversión “para sustituir importaciones”. Verallia gastó 70 millones de dólares para construir un nuevo horno que permitirá producir 50% más botellas de vino por año y generar 70 puestos permanentes de trabajo.

“Te escuchamos paquito”, comenzó la presidenta, siempre muy atenta para con el Gobernador. Después, advirtiendo un muestrario de botellas en la mesa que estaba frente a Pérez y Fessard, dijo “pero esas están todas vacías”. Antes de cortar la comunicación y advertida de su evidente buen humor, Cristina pensó en voz alta: “este hombre va a pensar que tenemos una presidenta loca”.

La charla no se extendió más de diez minutos. Luego, la platea siguió atenta el resto del discurso de la mandataria. Una vez que concluyó la teleconferencia, Pérez agradeció la visita de Fessard y festejó la inversión en Verallia.

Te Puede Interesar