crimen durante una fiesta

Pidieron la prisión preventiva para el policía acusado de matar a Franco Díaz

Lo solicitó la fiscal especial Claudia Ríos. Si el Juez de Garantías acepta, el efectivo quedará en prisión hasta que la causa llegue a juicio. Te contamos las pruebas que complican al uniformado.

De esta forma, el expediente pasó ahora a manos del Sexto Juzgado de Garantías –que está en turno- a cargo del Juez David Gabriel Mangiafico. Este magistrado deberá aceptar o no, el pedido realizado por la fiscal Ríos.

En el caso de que el Juez entienda que hay elementos para dictar la prisión preventiva para García, el efectivo quedará preso hasta que la causa llegue a juicio, al que llegaría imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por su función, que prevé una pena de hasta prisión perpetua.

En ese sentido, si se acepta la preventiva, posiblemente la fiscal reúna pruebas para elevar la causa a juicio en las próximas semanas.

No obstante, si el magistrado niega ese pedido, la causa volverá a estar en manos de Ríos, quien deberá reunir más pruebas para solicitar la prisión de García.

Lo cierto es que luego de este pedido, la causa está encaminada a ser resuelta mediante un debate oral y público, en el que García sería el único imputado.

Son varias las pruebas que tienen los investigadores en contra del acusado. En el expediente que instruye Ríos, hay varias testimoniales que indican haber visto a García empuñar su arma reglamentaria, una pistola calibre 9 milímetros. Entre ellos están amigos de la víctima y otros efectivos policiales que participaron del procedimiento el día del caso.

Pero además, la magistrada cuenta con las pericias balísticas que serán fundamentales para esclarecer el hecho. Las mismas confirmaron que el arma asignada al efectivo investigado se disparó.

Y luego, se ratificó que la bala extraída de la cabeza de una chica que también sufrió heridas en ese día, era la que había salido del arma de García y que, además, era la que había asesinado a Franco.

A la hora de declarar, el uniformado acusado admitió haber disparado, aunque aseguró que fue de forma “casual” y hacia “el cielo”.

Franco Díaz fue asesinado en la madrugada del 5 de mayo durante una fiesta convocada por Facebook que se realizaba en una vivienda de Groussac y Tomba (foto).

Por los llamados de vecinos que denunciaban “ruidos molestos”, llegaron al lugar algunos móviles policiales y fue allí cuando se originó un enfrentamiento entre las personas que estaban en la fiesta y los efectivos.

En medio del caos, un efectivo disparó su arma reglamentaria y la bala dio en la cabeza de Franco Díaz, que en ese momento estaba detrás de una puerta intentando salir de la casa.

A pesar de que una ambulancia llevó al chico al hospital El Carmen, el menor murió al ingresar al quirófano. Por el caso hubo 11 policías que fueron demorados pero luego se centró la investigación en el auxiliar Walter García, quien fue imputado y aún continúa preso.

El caso generó conmoción y un sinfín de marchas para pedir Justicia. En tanto que los familiares del chico asesinado siempre aseguraron que el autor del hecho era el policía acusado.

Te Puede Interesar