martes 20 sep 2022
"Peronismo Futuro" en el Bustelo

Cumbre peronista en Mendoza: llamado a la paz interna y muestra del poder convocador de Sagasti

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Facundo La Rosa 21 de mayo de 2022 - 18:00

Si bien se presentó una mayoría afín al kirchnerismo, la cumbre peronista en Mendoza congregó a las diferentes vertientes que forman parte del movimiento, incluso aquellas que quedaron afuera del armado del heterogéneo Frente de Todos. Ante un escenario de conflictividad interna en el Ejecutivo nacional, el encuentro desarrollado en el auditorio Ángel Bustelo surgió como un posible primer paso para firmar la "paz" dentro de la coalición gobernante. Conjuntamente, una fuerte demostración del poder de convocatoria que personifica la presidenta del PJ local, Anabel Fernández Sagasti.

Es que además de los diversos dirigentes que aterrizaron en suelo mendocino o que participaron vía remota, el espacio convocó a cientos de militantes de las variadas ramas que se encuentran contenidas en el peronismo, nucleadas en organizaciones sociales, políticas y sindicales. Algunas de las cuales hoy se paran en veredas de pensamiento divergentes.

Bajo esa premisa y una organización basada en paneles, pasaron por el estrado (presencial y virtualmente) el ministro del Interior Eduardo De Pedro, el gobernador bonarense Axel Kicillof, el ministro de Obras Públicas Gabriel Katopodis, el mandatario sanjuanino Sergio Uñac, los senadores Adolfo Rodríguez Saá, Juliana Di Tullio, Lucía Corpacci y José Mayans, el sindicalista y también legislador Hugo Yasky, el ex gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, y el titular de la Cámara de Diputados Sergio Massa, entre otros/as expositores.

Del ámbito local, se hicieron presentes tres de los seis intendentes del partido: dos netamente kirchneristas (Flor Destéfanis y Fernando Ubieta) y uno que mantiene una muy buena relación tanto con ese sector como con el PJ tradicional (Matías Stevanato). En cuanto a los restantes, se conocía de antemano el faltazo de Roberto Righi y Emir Félix (quien transita su recuperación en San Rafael, pero que no envió emisarios al acto), aunque llamó la atención la ausencia de Martín Aveiro. Tras las legislativas de 2021, el tunuyanino alzó la voz a favor de un mayor protagonismo de los jefes comunales en la conducción del PJ mendocino, sin embargo no ha cortado vínculo con el espacio K.

La preeminencia de ese sector fue notable y algunos que no se sienten contenidos en esa estructura, como el senador Rafael Moyano, expusieron su posición contraria al encuentro en las redes sociales. La respuesta desde el Ángel Bustelo llegó a Sitio Andino a través de una figura de peso local: "Plantean mediáticamente una apertura al debate interno y cuando lo proponemos también lo cuestionan. Entonces, ¿realmente quieren discutir o solo buscan protagonismo porque se aproxima una renovación de bancas legislativas?", lanzó la fuente, que prefirió sostener el anonimato.

A la hora de los discursos se visualizaron las diferentes posturas ideológicas, pero existió un denominador común: la salida de la crisis se halla dentro de las tres banderas históricas del peronismo (soberanía política, independencia económica y justicia social) y para lograrlo es necesario aggionarlas a la realidad sociopolítica actual, además de una reconciliación partidaria. Con matices y algunas críticas por elevación, todos los ponentes coincidieron en la necesidad de apelar a la unidad.

Katopodis en la Cumbre del PJ: "No está permitido romper el FdT ni descuidar la unidad"

"Si no somos conscientes y no estamos todos juntos, no podremos pelearle al poder real y no habrá independencia económica", planteó Di Tullio. "Hay que construir y defender la unidad del Frente de Todos", reforzó Yasky. Katopodis, el más albertista del panel, reconoció "tensiones" dentro de la coalición, pero marcó que deben orientarse a la consolidación de la unidad para cumplir con el "contrato social de mejorarle la vida a los argentinos". De Pedro enfatizó que no hay diferencias entre peronismo y kirchnerismo.

El más duro fue Urtubey, enfrentado al kirchnerismo pero quien -a través del ministro del Interior- abrió en el último tiempo la puerta de un posible acercamiento al oficialismo. Analizó que el peronismo "tiene el peligro de convertirse en un partido de poder con una mirada conservadora del status quo y perder su esencia como un espacio transformador".

Dijo que tanto el Frente de Todos como Juntos por el Cambio representan "la expresión de un fracaso y no tienen mucho nuevo para ofrecer a la Argentina". Como un dirigente que ostenta diálogo con la oposición, convocó a una construcción colectiva de acuerdos programáticos entre la clase política en general. "El gran desafío es lograr que el peronismo sea el interlocutor de una sociedad que va en un mecanismo de participación diferente a la que hoy plantea la política tradicional", sostuvo.

Fueron cuatro horas de debate que dejaron bien parada a la anfitriona Fernández Sagasti, resistida incluso por algunos de los presentes, pero que dejó claro que quien quiera discutir su conducción no la tendrá fácil. Y, ¿un puntapié inicial para la reconciliación interna nacional? El tiempo lo dirá.

Te Puede Interesar