pánico

Al menos diez muertos en un nuevo terremoto en el norte de Italia

La mayoría de las víctimas fallecieron al derrumbarse una nave industrial. Se suspendió el tránsito de varías líneas ferroviarias.

La tierra volvió a temblar en la región italiana de Emilia Romagna, donde hace exactamente nueve días ya se registró un fuerte terremoto que se cobró la vida de siete personas.

Esta vez el sismo tuvo lugar a las 9 (hora de España) y tuvo igualmente una fuerte magnitud: 5,8 en la escala de Richter. Se sintió en todo el norte de Italia, desde Turín a Florencia pasando por Milán, sembrando el pánico. Al menos diez personas murieron, según informan los carabinieri de Modena, la provincia más afectada.

Todos los fallecimientos se registraron en la provincia de Modena. La mayoría de las víctimas murieron al venírseles encima los techos de naves industriales que ya se habían visto afectadas por el anterior seísmo del día 20. Dos de las víctimas se han producido en San Felice, una localidad que ya en el anterior sismo registró varios muertos.

Otro murió en la localidad de Mirandola. Pero no se descarta que puedan ser más las víctimas: varios edificios se han venido abajo y se teme que pueda haber personas atrapadas bajo los escombros.

Las informaciones en ese sentido apuntan por ejemplo a que la Iglesia de San Francesco en Mirandola se habría derrumbado. Los expertos del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología sostienen que el epicentro de este nuevo sismo, que sería una réplica del anterior, tuvo su epicentro justo en Mirandola.

El terremoto habría sido bastante superficial, situándose a una profundidad de unos 5 ó 10 kilómetros, lo que ha permitido que se advirtiera en todo el norte de Italia.

El pánico se apoderó de numerosas personas. En Bolonia, por ejemplo, fue muchísima la gente que se lanzó aterrada a la calle al sentir la sacudida. Varias escuelas y universidades fueron evacuadas.

También en Milán fueron desalojados numerosos edificios del centro, incluida la sede de la región Lombardía. En Florencia también fueron interrumpidas las lecciones y evacuados los colegios. Los teléfonos de los bomberos se vieron desbordados de llamadas.

Fuente: El Mundo

Te Puede Interesar