La Ley provincial de Educación que no fue: ¿es oportuno retomarla?
Miércoles, 19 de enero de 2022
Por: Florencia Rodriguez - En Twitter: @flor_rodz

Terminaba el 2014, penúltimo año de la gestión del ex gobernador de Mendoza, Francisco "Paco" Pérez quien pretendía dejar el sillón de San Martín con una nueva ley de educación para Mendoza. Luego de muchos meses de trabajo, finalmente se consiguió un texto con el que las partes involucradas estaban satisfechas. Así, en diciembre de aquel año, el proyecto de ley salió con media sanción de la Cámara de Diputados pero no cantaría victoria porque el Senado- ya en febrero del 2015- lo archivó y quedó en un cajón.

El borrador de la polémica: cruces en la Legislatura por la ley de Educación de la DGE

Pasaron 5 años cuando el Gobierno retomó la iniciativa de reformar la Ley N° 6.970 de Educación Provincial- esta vez, con el radicalismo en el poder- y, en medio de una pandemia, el titular de la Dirección General de Escuelas, José Thomas presentó un borrador de 32 páginas para someter a debate y encaminarlo hacia la Legislatura donde el oficialismo tiene mayoría. Sin embargo, una vez más, la iniciativa quedó en el tramo inicial de la carrera ya que el contexto en el que apareció- alegaron los/as legisladores- no era el más propicio.

Sute, sobre la reforma a la Ley de Educación: "Estamos abiertos al diálogo si incluyen a los trabajadores"

Pese a la prematura caída del texto, desde la cartera educativa de Mendoza, avisaron que volverían a insistir con el borrador en este 2022 luego de las legislativas del año pasado y de las elecciones en el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (Sute) que finalmente eligió a Carina Sedano como su nueva secretaria general.

Ahora, con todos/as los jugadores en sus puestos: ¿qué pasará con la reforma de la ley provincial de educación?

La ley que no fue: ¿debería retomarse?

Cuando el proyecto de ley de reforma educativa tomó fuerza, Francisco Pérez gobernaba y la titular de la DGE en aquellos años era María Inés Abrile de Vollmer. En el gabinete de educación trabajaba- entre otros/as profesionales- Livia Sandez, licenciada en Trabajo Social y docente a cargo de la Dirección de Planeamiento y Evaluación de la Calidad Educativa.

"Ese proyecto de ley tuvo trabajo y consenso de todas las partes: el sindicato, oficialismo y oposición. Se realizaron numerosas reuniones con los supervisores de cada nivel, con padres, madres, en escuelas rurales, en escuelas albergues, tenía una mirada profundamente integradora de la realidad educativa de Mendoza de aquel momento, por supuesto. El otro componente central que tenía era que se basaba en la Ley Nacional de Educación N° 26.206, del 2002, recordemos que la nuestra es anterior", comenzó a explicar Sandez.

"En ese sentido, es muy clara: señala al Estado como garante de la educación. Creo que este es un aspecto que no queda claro en el borrador que presentó el Gobierno provincial actual y también pienso que es un despropósito que no retomen aquel proyecto de ley que tenía tanto consenso y que no salió porque el radicalismo no quiso que se aprobara en la etapa del gobernador Pérez. No hay otra explicación a lo que sucedió en aquel momento porque estaba todo listo, había media sanción en Diputados, había consenso en la Comisión Bicameral de Educación pero bueno, hubo órdenes para que no fuera aprobada", agregó.

En cuanto al borrador del 2020, Sández indicó que lo analizaron y que tiene algunos aspectos acertados y otros que responden a "una educación mercantilista que se olvida de derechos y del Estado presente. Por ejemplo, no quedan claros algunos puntos sobre la asignación de recursos. Abre demasiado el juego a condiciones de contrato, donde no queda claro la relevancia de la educación pública y en eso una ley debe ser muy clara. Si estamos convencidos de que tiene que ser pública y gratuita, debe estar muy bien fundamentada y creemos que hay un vacío en ese sentido. Penamos que ese proyecto con amplio consenso debería ser retomado con las actualizaciones oportunas", expuso.

La ex funcionaria del gabinete de Pérez explicó además que el- en aquel entonces diputado provincial y ahora intendente de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar, era miembro de la Bicameral de Educación (presidida por Lorena Saponara, ex diputada por el FPV) "y nos citó varias veces y, a la inversa de lo que sucede ahora, fuimos y trabajamos juntos. Eran legisladores respetaban las decisiones que íbamos tomando y se debatía mucho al respecto, por eso digo que había debate y consenso".

A su turno, García Zalazar coincidió con Sández en que, efectivamente, era un proyecto de ley que había cosechado consenso de todas las partes luego de un trabajo de casi dos años. Sin embargo, apuntó que los tiempos han cambiado por lo que cree adecuado la elaboración de un nuevo texto que retome aspectos de su antecesora.

"Son procesos históricos distintos. Un proyecto de ley tiene dos formas de llegar al recinto: se a través del Ejecutivo o del Legislativo. En ese momento, fue por el camino legislativo en una Comisión Bicameral. Años después, llegó la decisión de proponer un texto desde el Ejecutivo, más escueto que el anterior pero en el camino se fueron incorporando temas como educación especial, seos, tecnologías, se agregaron muchos y fue una ley macro", comenzó el intendente.

"Aquel proceso demoró un par de años y se hicieron muchas jornadas, talleres, encuentros en las escuelas. Había una mesa de diálogo entre el peronismo de ese momento y la oposición que tenía un bloque compacto. Se logró consensuar un texto salvo en dos puntos: en la evaluación de la calidad educativa (si se agregaba o no en la ley) y el tema presupuestario. Esos eran los temas que causaron las diferencias que trabaron el avance del proyecto pero en el resto del articulado, ese borrador alcanzó el 90% de consenso entre las partes", sumó.

García Zalazar que participó activamente en los debates sobre educación que se realizaron en aquellos años indicó que tuvo acceso al borrador de la DGE de Thomas pero que esta vez no será tan sencillo alcanzar un acuerdo entre los dos principales partidos políticos de la provincia.

"El actual es una buena base pero hay que tratar de construir los consensos. La oposición actual está muy dividida, hay una diferencia de opiniones importante y así no es fácil. Empezaría por retomar el debate. No creo que haya que regresar al texto del 2014 porque hay una serie de aspectos de la educación que ha ido cambiando con reglamentaciones provinciales y nacionales, además, la pandemia empujó a ver y avanzar en varias cuestiones relacionadas con la tecnología. Ahora, tenemos el GEM por ejemplo. Entonces estos son debates nuevos. Hay que esperar la composición nueva de las cámaras ya que en mayo asumen los nuevos legisladores y arrancar", opinó el funcionario radical.

Y cerró: "Eso sí, creo que no hay que perder el espíritu del proyecto anterior que hablaba sobre una educación inclusiva, de calidad y que tenga un financiamiento asegurado. En estos tiempos, le sumaría el gran debate que se está dando en todo el mundo que refiere a la educación para el trabajo, que apunta a cómo prepara el sistema educativo a los/as estudiantes para el futuro y más aún, en post pandemia".

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario