Elecciones legislativas

La alianza entre el Partido de los Jubilados y Cambia Mendoza, sin ganancias para el oficialismo

Por Mariano Fiochetta

El 3 de noviembre, once días antes de las elecciones, el Partido de los Jubilados y Cambia Mendoza sellaron públicamente un acuerdo para que el espacio conducido por Edgardo Civit Evans apoyara a las y los candidatos para las categorías nacionales del oficialismo local. Sin embargo, en los números no se vio reflejado ese traslado de votos.

Como el partido que lidera el titular de la Federación de Jubilados no llevaba postulantes al Congreso, el radicalismo buscó reforzar su caudal de sufragios con un pacto que, en los hechos, no obligaba a que nadie resignara su participación electoral.

"Venimos a asumir el compromiso para llevar estas propuestas al Congreso de la Nación. Todos los grandes temas son los temas nacionales. Quiero pensar que el 14 de noviembre nos tenemos que arrimar a una fecha fundacional de la Argentina de algo distinto. En Mendoza nos levantamos ante la discriminación, el encierro, la falta de educación, el manejo espurio de la Justicia y rescatamos los valores mendocinos", había manifestado el gobernador Rodolfo Suarez en la conferencia de prensa a través de la que se comunicó el acuerdo.

Civit Evans apoyó al oficialismo para el Congreso, pero sus votantes no lo hicieron. Foto: Yemel Fil.

Uno de los artífices del acercamiento entre las partes fue el ex legislador Jorge Palero, quien comenzó a trabajar hace un tiempo junto a Civit Evans. También se conoció que el dirigente había tenido reuniones con el senador electo y actual diputado nacional Alfredo Cornejo.

En el análisis de los comicios, se evidencia que Cambia Mendoza prácticamente emuló sus resultados provinciales con los nacionales. En el primer distrito, por ejemplo, consiguió 184.784 votos para el Senado provincial, mientras que aumentó a 186.429 apoyos para la Cámara Alta nacional.

El Partido de los Jubilados, en tanto, sumó 15.945 votos para el Senado en el primer distrito, por lo que, si hubo traslado de sufragios, fue mínimo.

De hecho, hubo 12.000 personas más que votaron en blanco para el Senado nacional en relación a las que lo hicieron para esa cámara de la provincia, lo que puede interpretarse como que la mayoría de quienes acompañaron al espacio de Civit Evans no se decantaron por ninguna opción en las categorías nacionales.

Te Puede Interesar