juicio abreviado

Condenaron a una estafadora serial y ordenaron un resarcimiento para 47 víctimas

Por Pablo Segura

La justicia condenó hoy en un juicio abreviado a Eliana Laura Salinas (37), una mujer que en el último año fue denunciada por decenas de estafas y en un fallo con pocos antecedentes se ordenó un resarcimiento para las 47 víctimas que denunciaron a la acusada.

Acorralada por las pruebas, Salinas decidió admitir su autoría en esos casos y fue condenada a 3 años de prisión efectiva.

Dicha pena la deberá cumplir en la penitenciaría de El Borbollón, esto luego de que se le revocara la prisión domiciliaria al seguir cometiendo estafas mientras gozaba de ese régimen.

En junio del 2020 fue detenida por segunda vez, tras superar las 30 denuncias en su contra. 

Pero además, en la sentencia firmada por el juez Gabriel Bragagnolo ordenó decomisar todos los bienes secuestrados en la investigación, entre ellos, un Ford Focus nuevo que Salinas habría adquirido con la plata que obtenía a través de las estafas.

Si bien ese coche estaba al nombre de otra persona, las pruebas complicaron a la mujer. Entonces, ahora ese vehículo -y el resto de los bienes- serán rematados y el dinero obtenido de esa subasta, será repartido en partes iguales entre las 47 personas que denunciaron a Salinas.

Fuentes judiciales indicaron que tras un repaso final por cada una de las causas, se estimó una estafa de casi $3.500.000, entre todos los hechos.

Si bien los investigadores admitieron que entre los bienes secuestrados no se alcanzará ese monto, el mismo será "significativo" para que los damnificados, al menos, puedan recuperar parte del dinero sustraído.

Salinas tuvo a maltraer, durante varios meses, a la justicia provincial. En el 2020 comenzó a ser denunciada por estafas en la entrega de supuestas viviendas del IPV, cuando en realidad la acusada no tenía nada que ver con ese organismo.

Por su hija le dieron la domiciliaria pero continuó cometiendo estafas.  

Para concretar ese ardid, la mujer aducía ser la pareja de importantes funcionarios del gobierno provincial.

Tras ser detenida e imputada, la sospechosa fue liberada y meses después volvió a ser denunciada, esta vez, por engaños en las compras de ropa a través de las redes sociales.

En casi todos los casos el modus operandi era similar. Salinas hacía compras pequeñas que pagaba y luego, al solicitar un pedido más grande, desaparecía sin abonar el dinero correspondiente.

Fue así que la mujer comenzó a sumar denuncias pero al tener una hija, la justicia decidió otorgarle el beneficio de la prisión domiciliaria.

Ni eso detuvo a Salinas de continuar con las defraudaciones. Mientras cumplía ese régimen volvió a ser señalada por estafas y hasta fue acusada de engañar a personas para festejarle el cumpleaños a su hija.

En ese caso contrató a mujeres que le organizaron el festejo, que incluyó disfraces y juegos para los niños, algo que Salinas nunca pagó.

Ahora bien, al ser condenada en un juicio abreviado -la imputada admite autoría y entre las partes se pacta una pena-, el fallo quedará firme y el cumplimiento será efectivo.

En tanto que en forma paralela avanzará la subasta de sus bienes para resarcir a los damnificados.

Te Puede Interesar