juicio por jurado

Mataron a un carpintero en un asalto y zafaron de la perpetua: qué penas recibieron

Por Pablo Segura

Un jurado popular declaró culpable a los tres acusados de matar al carpintero Juan Carlos Moya (61), asesinado durante un asalto en su casa en noviembre del 2017, aunque rechazó la calificación de la fiscalía y decidió fallar por "homicidio en ocasión de robo", por lo que los sospechosos zafaron de la prisión perpetua.

El veredicto fue para Francisco "Torito" Agüero (48) en calidad de autor, Lucas Villanueva (39) y Diego "Pelado" Vildoza (42), como partícipes primarios.

Ante esto, se realizó una audiencia de cesura -donde se define la pena-, en la que el juez técnico Gonzalo Guiñazú sentenció a 23 años de cárcel a Agüero y 22 años de cárcel a Vildoza y Villanueva

Antes, la fiscalía representada por Fernando Guzzo y Gustavo Pirrello había pedido 23 años de cárcel para cada uno de los imputados al entender que "no se podía distinguir entre los roles de cada uno de los sospechosos en el hecho". La querella, por su parte, solicitó 25 años -máxima establecida-.

Cómo fue la investigación para esclarecer el crimen de Juan Carlos Moya. 

En tanto que los abogados defensores, destacando la "reinserción social" y "la responsabilidad de cada uno de los sospechosos en el caso", pidieron 10 años de cárcel -mínima posible-.

Juan Carlos Moya, el carpintero asesinado a balazos. 

El debate comenzó el lunes y tras dos jornadas de testigos y peritos, este jueves se realizaron los alegatos de cierre. Luego los doce miembros del jurado deliberaron durante varias horas y cerca de las 17 fallaron por unanimidad -necesario para que haya veredicto-.

El jurado avaló las numerosas pruebas que existían en el expediente, desde escuchas telefónicas hasta cotejos de ADN que complicaban directamente a los sospechosos.

No obstante, no compartió la figura elegida por la fiscalía, que era por "homicidio criminis causa", la cual prevé como única pena posible la prisión perpetua.

Moya fue asesinado en la tarde del 4 de noviembre del 2017 en su casa de calle Gutemberg al 3900, en Guaymallén.

La víctima tenía 61 años y fue asesinada de dos balazos.

La víctima fue abordada por tres sujetos que primero simularon ser clientes por un "trabajo de carpintería", y luego desenfundaron armas de fuego para reducirlo.

El objetivo de los maleantes era robar unos 20.000 pesos que Moya había cobrado recientemente tras un trabajo de carpintería que había realizado.

En ese momento, Moya se defendió con un machete y Agüero le disparó dos veces, provocando su muerte en cuestión de minutos.

El caso tuvo un primer detenido que luego fue sobreseído. No obstante, a través de un largo trabajo del fiscal Pirrello se pudo identificar a los tres sospechosos que ahora fueron juzgados.

Mirá el veredicto del jurado y la audiencia para definir la pena:

Te Puede Interesar