Pandemia

El uso de doble barbijo aumenta un 81% la efectividad de protección ante el coronavirus

Por Florencia Rodriguez

A un año del inicio de la pandemia por el Sars-CoV-2, estudios científicos siguen revelando más información sobre este virus al que parece que la humanidad le pisa los pies pero cuando está cerca de ganarle la partida, lo da vuelta con una mutación más contagiosa y más letal. Mientras se descubren nuevas variantes de este coronavirus, en el mundo ya se puso en marcha un operativo de vacunación que avanza según los insumos disponibles, en el entretiempo, la enfermedad persiste y continúa cobrándose vidas y dejando secuelas.

Ante esta amenaza, el único método de las poblaciones es reducir al máximo su vulnerabilidad. Por este motivo, los gobiernos de muchos países optan por el confinamiento pero, al ser insostenible en un período largo de tiempo por las consecuencias económicas, el primer aliado en la fila luego de la vacuna es el barbijo. Sí, el uso correcto del barbijo y/o tapabocas es el escudo de la humanidad ante un virus que no para de mutar.

"El Sars-CoV-2 es un virus respiratorio, su principal vía de contagio es aérea. Entonces, si conocemos sus características y su forma de propagarse, para ser menos vulnerable a esta amenaza real y teniendo en cuenta que las nuevas variantes tienen mayor transmisibilidad como la Manaos o la de Reino Unido que son más contagiosas que la inicial, la principal herramienta para reducir el riesgo es la vacuna. El operativo de inmunización está en marcha pero avanza conforme los países reciben las dosis y en el medio hay que tomar extremar los cuidados individuales", comenzó a explicar Sergio Saracco, jefe del Departamento de Toxicología de Mendoza.

Sergio Saracco.

"Ya que no podemos modificar la amenaza porque está presente y va a seguir estando, para disminuir la vulnerabilidad es necesario utilizar barreras de protección y en este caso, no exponerse al virus. El aislamiento es lo óptimo pero es incompatible con la supervivencia económica, entonces ahí es cuando el barbijo toma todo el protagonismo porque si tengo que exponerme a diario por los quehaceres de la vida cotidiana, la protección individual es fundamental", sumó el profesional.

Para que sea efectivo, el barbijo debe estar correctamente colocado, esto es: cubriendo la raíz de la nariz, boca y mentón y que esté ajustado en ambos lados de la cara. El objetivo es filtrar y evitar que el virus se abra camino hacia nuestros organismos. Ahora, se suma una nueva recomendación basada en evidencia científica para combatir a las nuevas variantes.

"Se ha visto que el barbijo debe ser doble porque de esta manera aumenta en un 81% su efectividad de protección. Esto se ha visto a raíz de las características de las nuevas variantes que son mucho más transmisibles. El año pasado, con la variante inicial, conocíamos casos en los que si una persona contraía el virus no siempre contagiaba a todos a su alrededor, al menos no al nivel que vemos en la actualidad, por eso es que hay que reforzar las medidas de protección", indicó Saracco.

Y sumó: "Los pañuelos o las telas que son finitas no sirven, no son suficientes a esta altura. Debe ser un barbijo doble tela, ya sea algodón o poliéster pero doble porque es un virus que está y perdura en el aire, el riesgo es inhalatorio. Por eso, además de la doble tela, una trama cerrada para filtrarlo, la ventilación cruzada también tiene gran importancia y por eso la insistencia en abrir ambientes para disminuir su presencia".

En las convivencias laborales, los cuidados esenciales

Con la población asistiendo a sus lugares de trabajo, es necesario un comportamiento intachable en el cumplimiento de los protocolos. Saracco indicó que en estos ambientes controlados suceden pequeñas situaciones que igualmente ponen en riesgo a quienes comparten los espacios, aún con distanciamiento.

"Si somos varios en el mismo lugar, primero las burbujas, reducir al mínimo la cantidad de personas es lo ideal, sumar la ventilación cruzada. No obstante, si compartimos espacio y estamos con las ventanas abiertas pero una o más personas se bajan el barbijo no sirve de nada porque alcanza con que esa persona hable una vez sin protección para dejar al virus- en caso de que lo tenga, por supuesto- presente en el aire y si luego, otro compañero/a se lo baja, lo inhala y así empiezan las cadenas de contagios. Tenemos de ejemplo a los 25 profesionales de la salud del Hospital Gutiérrez o al plantel de River, estas variantes son más contagiosas que la inicial entonces hay licencias que no nos podemos dar", dijo.

"Si me bajo el barbijo o simplemente no lo estoy usando de manera correcta porque permito que se me baje y no lo acomodo inmediatamente, no es que la pandemia entra en una pausa y el virus no deja de actuar en esos segundos, cada segundo cuenta. Por esto es que lo ideal es reducir la cantidad de personas aunque haya que armar varios grupos, la ventilación y a esta altura, doble barbijo para aumentar considerablemente el nivel de protección", concluyó.

Te Puede Interesar