Cacheuta
Un preso tomó de rehén a un maestro textil en el penal de Almafuerte
Lunes, 2 de diciembre de 2019
Por: Hernán Adrover y Pablo Segura

Un preso que está condenado por homicidio tomó como rehén a un maestro en el penal de Almafuerte y durante horas hubo un importante despliegue policial hasta que el sujeto desistió de su acción. 

El hecho se produjo minutos después de las 11.30 cuando el reo se encontraba en el taller textil, que estaba a cargo de un penitenciario que hace de docente, identificado como Pablo Gonzalez Tromeu. 

Fue un prisionero del módulo 5, ala 3 -un sector de máxima seguridad-, quien se encontraba haciendo trabajos en el taller el que tomó por la fuerza al docente, amenazándolo de muerte. 

El interno fue identificado como Miguel Ángel Moreno Salinas (35), apodado "Miguelón", quien en el 2012 provocó una fuga de la penitenciaría y cumple una condena por homicidio a 32 años de cárcel.

Agentes penitenciarios desplegaron un operativo de urgencia, que incluyó a efectivos policiales de distintas divisiones, como así también a funcionarios judiciales. Todos intentaron calmar la situación y liberar a González Tromeu

Según explicaron, el reo reclamaba por un "acercamiento familiar" y otros beneficios, entre ellos un traslado a otro complejo. El preso lleva un año trabando en el taller y el personal penitenciario se encargó de controlar al resto de la población carcelaria. 

En el lugar trabajó el fiscal Carlos Torres, integrante de una grupo de investigadores para actuar en este tipo de casos. 

Tras varias horas de negociación, personal especializado logró que el interno desista de su actitud cerca de las 14:30. De esa forma, volvió la normalidad a la penitenciaría ubicada en Cacheuta.

Moreno Salinas, un conocido delincuente del hampa local, está cumpliendo una condena de 35 años por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, robo agravado y robo seguido de muerte. Hasta el momento lleva detenido 9 años y 10 meses, estando alojado en el módulo 5 ala 3 del penal.

Tras la revuelta, las autoridades realizaron las denuncias correspondientes y ahora la justicia, a través de la Oficina Fiscal 11 de Luján de Cuyo, investiga lo sucedido.


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario