crimen del carpintero juan carlos moya

Ofrecen recompensa para atrapar a acusado de homicidio que fue liberado por un juez

Vildoza ya había sido detenido por el caso e imputado, pero en la audiencia de prisión preventiva el juez Marcos Pereira le otorgó la libertad al creerle la versión de que el día del hecho había estado festejando el cumpleaños de su hijo.

Villanueva, Vildoza y Agüero, los tres asesinos de Moya según la justicia. 

Ahora, con nuevas pruebas producidas por el fiscal Gustavo Pirrello, se pidió su recaptura, pero cuando la policía fue a buscarlo este ya se había fugado.

Vildoza, un conocido sujeto del hampa debido a que tiene antecedentes e incluso formó parte de una banda de estafadores que eran dateros de fiscales y policías, era uno de los tres detenidos del caso.

Junto a él habían caído Francisco "Torito" Agüero (48), presunto autor material del crimen, y Lucas Sebastián Villanueva (39). Las escuchas telefónicas sobre este último habían provocado las detenciones. Es que surgió una conversación entre Villanueva y Vildoza donde hablaban de Moya, daban detalles sobre el dinero que había cobrado y planeaban el asalto, que luego terminaría en un homicidio.

Sin embargo, en la audiencia de prisión preventiva, el defensor de Vildoza hizo declarar a toda la familia del sospechoso. Estos dijeron que el día del hecho, el 4 de noviembre del 2017, el "Pelado" había estado en el cumple de su hijo. Aportaron fotos y el juez les creyó.

Juan Carlos Moya, el carpintero asesinado. Tenía 61 años.

No obstante, había una trampa que el magistrado no advirtió. Efectivamente ese día era el cumpleaños del hijo de Vildoza, pero la celebración había sido en la noche, es decir, después del crimen de Moya.

No conforme con la liberación, Pirrello continuó produciendo pruebas. Y en las últimas semanas, llegaron algunas pericias que hizo centrar, nuevamente, la sospechosa sobre el acusado.

Primero dio positivo un cotejo de ADN con restos hallados en el auto en el que se movilizaban los delincuentes y que luego fue secuestrado. Luego, el celular del sospechoso quedó ubicado, según una pericia, a un kilómetro de la casa de Moya, unos 15 minutos antes del asalto.

Y como si esto fuera poco, los otros dos imputados, al ver que Vildoza recuperaba la libertad injustamente, decidieron acusarlo y admitir que el "Pelado" había sido uno de los tres autores del asesinato.

La casa de la víctima, donde ocurrió el asesinato. 

Con estos datos, Pirrello pidió nuevamente su captura pero cuando fueron a detenerlo, Vildoza ya había desaparecido. Si bien los pesquisas creen que no alcanzó a salir de la provincia, hay preocupación por el paradero del acusado. Por eso solicitaron la recompensa.

El crimen de Moya

Juan Carlos Moya, un carpintero de 61 años, fue asesinado en la tarde del 4 de noviembre del 2017 durante un asalto en su casa de calle Gutemberg 995 de Villa Nueva, Guaymallén.

Tres sujetos que se movilizaban en un Ford Fiesta Kinetic blanco lo asaltaron con la intención de robarle unos 20.000 pesos que el carpintero había cobrado por un trabajo realizado.

"Danos lo que cobraste", le dijeron los ladrones, tras amenazarlo con un arma de fuego, mostrando que tenían datos certeros acerca del dinero.

Lo cierto es que en medio del robo, cuando el carpintero quiso defender a uno de sus hijos, uno de los delincuentes -se cree que fue Agüero- le disparó dos veces, provocándole la muerte.

El caso tuvo un primer detenido, Pedro Omar Mercado, que luego fue liberado. Después cayeron estos tres nuevos detenidos y el juez Pereira liberó a Vildoza, ahora buscado intensamente.

Te Puede Interesar