Día Mundial de la Salud Mental

Aumenta la cantidad de personas que consume sustancias tóxicas para evadir un conflicto emocional

Por Florencia Rodriguez

Este jueves 10 de octubre, se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental. La Organización Mundial de la Salud (OMS), la define como "un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades". Si bien, la mirada sobre recurrir a la ayuda profesional era negativa, el concepto mejoró con los años. No obstante, acudir en busca de tratamiento psicológico o psiquiátrico sigue siendo un tabú y, en cambio, crece la cantidad de personas que para enfrentar conflictos emocionales consume sustancias tóxicas como drogas y/o alcohol.

"El cerebro es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano y allí asientan los comandos de todas nuestras funciones vitales, con sus diferentes áreas, vías de transmisión y sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Toda esta maquinaria se ve modificada o alterada en su funcionamiento por factores internos y externos como: los ambientes sociales, y culturales, entre otros. Todos participan directa e indirectamente en las variaciones de la salud mental, favoreciendo o perjudicando la salud integralmente", explicó la médica psiquiatra Sandra Kassis, directora del hospital Dr. Carlos Pereyra.

Y agregó: "Sin salud mental no hay salud física. Teniendo en cuenta que los dos conceptos están ensamblados. Por esto, apuntamos a promover acciones que sostengan y mantengan nuestras capacidades para no sufrir desequilibrios, trastornos o padecimientos emocionales o de la conducta".

Acorde a la profesional, tener un grupo de pertenencia a nivel familiar- argumentando que la familia es el núcleo de la sociedad- formar lazos positivos, las buenas relaciones con uno/a mismo/a y con el entorno, y que la persona pueda hacer uso de sus capacidades para ser productiva, son solamente algunas de las claves para disfrutar del bienestar a nivel emocional.

"Tenemos que tener en cuenta que salud mental significa gozar de ciertos beneficios que no necesariamente son materiales. Podemos promover una buena salud mental promocionando momentos de recreación, de estar bien con nuestros afectos, con nuestro trabajo, sentirnos bien en el lugar donde nos podemos desarrollar laboralmente porque la mayoría pasamos muchas horas en estos ambientes y si bien el trabajo es lo que hacemos y no lo que no lo somos, si no logramos vínculos positivos nos convertimos en personas angustiadas, ansiosas, estresadas. Por otra parte, la actividad deportiva es fundamental para sostener una buena salud mental como también una alimentación adecuada y mantener vínculos con gente positiva, optimista también es fundamental", resaltó Kassis.

Sobre las crisis y lo que hacemos con ellas

La directora del hospital Pereyra se refirió a las crisis de ansiedad provocadas por pérdidas, peleas, desapego, trastornos por estrés: "Hay una amplísima gama de alteraciones a nivel emocional que genera en las personas angustia, ansiedad, frustración, sentimientos de desesperanza y puede generar alteración a nivel del pensamiento con el contenido de ideas de autolesión, autoeliminación. Todos estamos expuestos a tener situaciones de conflicto, de vulnerabilidad afectiva o emocional, el tema es cómo lo resolvemos. A veces tenemos recursos para poder resolverlos con ayudas previas o a veces hay que recurrir a lugares o personas especializadas para poder combatir esa dolencia o pensamiento", señaló.

Y sumó: "Hoy no podemos hablar de diagnósticos precisos sino de síndromes o situaciones en el área afectiva o emocional en donde se reúne toda una serie de condiciones que desencadenan estos trastornos como la angustia y desesperanza provocada por diversas causas y motivos que llevan a la tristeza, y hace que muchas veces se busque, lamentablemente, paliar ese malestar con sustancias tóxicas como el alcohol, marihuana, cocaína".

"Lo que vemos hoy en día de manera prevalente es a personas con trastornos afectivos asociados al consumo de sustancias tóxicas, el tema es qué vino primero. A veces tenemos personas que por experimentar sensaciones diferentes para descomprimir la angustia u otro malestar emocional recurren a la ingesta de alcohol, fumar marihuana o consumir cocaína convencidos de que así pueden aliviar esa dolencia. Hay que hacer hincapié en la campaña de que esa no es la forma de salir, que no es una sálida fácil y rápida y, sobre todo, que no está mal pedir ayuda profesional para adquirir herramientas, al contrario. Los tratamientos pueden ser procesos largos para una época en la que todo debe ser instantáneo pero son necesarios", cerró Kassis.

Te Puede Interesar