Vitivinicultura en transformación

Los tres grandes cambios que trajo la crisis al negocio del vino

Por Federico Manrique

 La crisis marcó a fuego el negocio del vino en los últimos años en la Argentina, propiciando tres grandes cambios que condicionan fuertemente la performance presente y la evolución a futuro de las bodegas y la producción de uvas, según se desprende del último Informe Anual Vitivinícola elaborado por el economista Javier Merino para la División Vinos del Banco Supervielle.

En el actual contexto de crisis hay tres grandes transformaciones o cambios que se están dando:

1-Consumo interno en caída libre

El consumo interno sigue en caída y este año (2019) perforará los 18 litros por persona al año, un nivel sin precedentes en la historia de Argentina como país tradicionalmente vitivinícola. En diez años el consumo per cápita de vino pasó de 27,1 litros al año a 20 en 2018. Y en este 2019 la tendencia promete agudizarse para caer el consumo a 17,8 litros por persona al año.

"Estamos dejando de tener el consumo interno de vino de un país vitivinícola tradicional", afirmó en su exposición Javier Merino, autor del informe.

2-En tiempos de salarios deprimidos se terminó la premiumización

Con la caída del salario real, por efecto de la devaluación y aceleración inflacionaria, se castigó duramente el consumo en general y se frenó en seco el proceso de "premiumización" de la vitivinicultura. Este proceso, donde se consume tal vez menos vinos en cantidad pero de mayor calidad y precio, alcanzó su pico máximo de ventas en 2013 y desde entonces se ha venido revirtiendo hasta caer a su nivel más bajo en 2018 (Ver gráfico).

3-Giro a lo seguro: el Malbec

En este duro contexto de caída del consumo, ventas y freno en la premiumización del vino, las bodegas adoptaron como estrategia la única alternativa que tuvieron a mano: apostar a lo seguro y en eso el Malbec destaca. La vitivinicultura avanzó en un fuerte proceso de reconversión y concentración donde el Malbec reina por sobre todo. Es el varietal insignia y lo excepcional que tiene Argentina para ofrecer en el mundo.

Según datos del Anuario Vitivinícola del Banco Supervielle, el Malbec logró aumentar sus ventas (mercado interno y exportaciones) en 1,23 millones de cajas entre 2008 y 2018 (ver gráfico).

Las ventas tienen su correlato directo sobre la producción. El Malbec lideró un fuerte proceso de reconversión vitivinícola que marcó una relocalización de la vitivinicultura con zonas ganadoras y dejó a otras como "perdedoras" en este proceso. Sólo el Malbec aumentó su superficie cultivada en 31.772 hectáreas entre 2006 y 2018.

Te Puede Interesar