Una pistola 9 milímetros las ofrecía 15.000 pesos

Cayó el "Gordo Walter", acusado de alquilar y vender armas a delincuentes

Por Hernán Adrover

El "Gordo Walter" es un hombre de 44 años que no se maneja con redes sociales para mostrar sus actividades personales, postear fotos o contactarse con otras personas. Prefería hablar por teléfono y sobre todo si lo que tenía que hacer era un negocio relacionado a cometer ilícitos. Este hombre, oriundo de Maipú, fue detenido este sábado junto a un cómplice luego de una persecución al estar señalado como un "facilitador" que alquila o vende armas de fuego para que delincuentes hagan sus "trabajos". A cuánto las cobraba, a cambio de qué y a quiénes les prestaba el "servicio". 

Un rumor, un dato que se pasó de boca en boca. Así comenzó una investigación que tardó un tiempo para confirmarse pero los resultados fueron positivos luego de las averiguaciones que hicieron los efectivos de la Unidad Investigativa de Maipú. 

La información hablaba de un tal "Gordo Walter" o "Mudo" que le alquilaba armas y vendía municiones a delincuentes maipucinos para que cometieran robos o se tirotearan con otros malvivientes. De a poco, y con un importante trabajo de calle, lograron identificarlo. 

Se trataba de Walter Asís, un hombre con antecedentes que desde hace tiempo se dedicaba a alquilar armas de fuego. También vendía proyectiles de diferentes calibre para abastecer las necesidades de sus diferentes clientes. 

La manera de operar era sencilla y, a  su manera de ver, segura. Se contactaba con llamadas telefónicas y solamente con personas que conocía. O con allegados de sus amigos, es decir, todo dentro de su círculo de confianza. Esto para evitar que lo detuvieran pero no le funcionó. 

Los policías de Investigaciones confirmaron sus datos y los lugares por donde se movía. De esa manera, supieron que podía estar escondido en un galpón ubicado en calle Pescara y el carril Gómez de Coquimbito. 

En este galpón encontraron las armas y los proyectiles. Está ubicado en Pescara y carril Gómez. 

Con la orden de allanamiento en mano, la cual fue solicitada a través de la Fiscalía de Delitos no Especializados, los efectivos llegaron este sábado hasta ese inmueble pero no encontraron al "Mudo". Sin embargo, hallaron varias municiones de diferentes calibres: de 32, 45, 9, 7.65, 22, 12, 16 y 38. También confiscaron dos revólveres calibre 32 y 38. 

Luego de revisar el galpón y de confiscar las balas, los policías hicieron una guardia a la espera del apuntado. Fue así que a los minutos, según la información que manejaban, llegó el "Gordo Walter" junto a otro individuo y a bordo de un Fiat Uno blanco.

El que iba a su lado también era un viejo conocido, el cual identificaron como José Marchesi, de 39 años y apodado "Pelado". Este sujeto, explicaron, tiene antecedentes por el robo de autos

Al ver la presencia policial, el "Gordo" y el "Pelado" escaparon a toda velocidad en el auto y la persecución duró varios minutos hasta que los apresaron en calle Perito Moreno y Urquiza, en jurisdicción de la subcomisaría Tropero Sosa. 

Una vez reducidos, los policías le encontraron 8.000 pesos en efectivo, dos "piedras" de cocaína y un morral donde guardaba una pistola 9 milímetros (tenía el número de serie limado por lo que se trataría de un arma policial). Por la tenencia de la droga, ambos sujetos quedaron a disposición de la Justicia federal. 

Si bien los pesquisas no pudieron confirmarlo, sospechan que el "Pelado" Marchesi tiene una relación directa con el tema del alquiler y venta de armas y municiones. "Es su mano derecha", indicaron respecto a la relación que ambos mantienen desde años pero aún no pudieron acreditarlo. 

A quiénes eran alquiladas y por cuánto

La información señala que Walter Asís le facilitaba las armas a conocidos delincuentes de su entorno para que estos últimos cometan delitos. "La mayoría a los que se las daba son de Maipú", indicaron fuentes judiciales. 

También los compradores llegaban desde Godoy Cruz, sostiene la instrucción. Y todos eran allegados o conocidos directos porque no quería correr riesgos innecesarios para no ser descubierto. No hacía negocios con personas desconocidas, afirmaron. 

En cuanto al valor a las que las rentaba, señalaron que por una 9 milímetros la comercializaba a unos 15.000 pesos en efectivo. Mientras que alquilar cualquier arma, por día, las ofrecía a unos 3.000. 

Y como le encontraron droga y sospechan que también vendía estupefacientes, afirmaron que a veces las armas las cambiaba por "bagayos" o paquetes de marihuana o cocaína. También recibía celulares a cambio. Depende el teléfono o cantidad o calidad de droga que recibía, les ofrecía las armas por dos o tres días, señalaron. 

       

Te Puede Interesar