Inhibición de bienes contra CFK: "Hay un modus operandi en mi contra", dijo

Bonadio comunicó a todos los registros del país que la ex mandataria está inhabilitada para realizar operaciones de compraventa.

La ex presidenta Cristina Fernández volvió hoy a los tribunales federales para notificarse del embargo de 15 millones de pesos que le había fijado el juez Claudio Bonadio en la causa de dólar futuro, pero apenas la ex mandataria aclaró que rechazaba esa medida el magistrado le congeló los bienes. 

"No voy a satisfacer el embargo", le dijo Cristina a la secretaria que lleva la causa, en un trámite duró menos de cinco minutos en una de las oficinas del juzgado de Bonadio.

E inmediatamente después tomó el ascensor hasta el quinto piso, se dirigió a ver al fiscal Gerardo Pollicita, que tiene delegada la investigación por el caso "Hotesur", e hizo una declaración espontánea para rechazar las sospechas de haber hecho movimientos sugestivos en sus cuentas bancarias y denunciar al juez Claudio Bonadio y a la diputada Margarita Stolbizer por "tráfico de información". 

La ex presidenta llegó a los tribunales sobre las 13, hora para la que había pedido cambiar la audiencia, porque antes tenía antes que ver a un médico.

Para esa hora medio millar de simpatizantes de La Cámpora -en su mayoría jóvenes- se había congregado sobre la avenida Antártida Argentina mientras vendedores ofrecían remeras de Cristina y Néstor Kirchner -similares a las que ya habían ofertado el 13 de abril pasado, cuando fue la declaración indagatoria de la jefa de Estado- y hamburguesas a 40 pesos.

Un fuerte cordón de seguridad de Gendarmería evitaba el paso de los curiosos, incluso antes del Correo Argentino, mientras que los militantes de La Cámpora "daban una mano desde afuera", según admitió uno de ellos a esta cronista cuando quiso pasar hasta los tribunales.

Una vez sorteado ese cordón los uniformados ya estaban en las puertas del edificio donde volvían a pedir credenciales y habilitaban o no el paso.

Dentro de tribunales, la ex jefa de Estado subió al cuarto piso y caminó hasta la secretaría donde se instruye la causa por la operatoria de dólar futuro: aunque era un trámite que podía hacerse por ventanilla, Cristina fue invitada a pasar junto a su abogado defensor, Carlos Beraldi, y se la notificó del embargo de 15 millones de pesos en la causa por esa operatoria.

Como apeló ese procesamiento y el embargo, recusó al juez y también a los camaristas que lo validaron al frente de la causa. Al escuchar la notificación del embargo la ex mandataria informó que no iba a cubrirlo.

Inmediatamente, Bonadio -con el que no se cruzó- decretó la inhibición de bienes, una medida cautelar que afecta a todos el patrimonio de la ex presidenta y de lo que se deja constancia en el Registro de la Propiedad.

Según explicaron fuentes judiciales, se trata de una medida más dura que el embargo, porque "no se inhibe una casa o un auto, sino que se inhibe a su titular" y afecta a todo el patrimonio, sin importar la cifra fijada por el embargo.

Se descuenta que la defensa de la ex presidenta apelará también esta decisión de Bonadio. 

Fuente: DyN


Te Puede Interesar