Entrevista

Sol Pereyra: “No me gustan los límites

La carismática cantante vuelve a su Mendoza natal para presentar su tercer disco “Tirame agua”. Este jueves en N8 Estudio.

Por Eugenia Cano

Ni de aquí, ni de allá. Sol Pereyra es de esas artistas que aprendió a soltar regionalismos para permitirse que la música la lleve a recorrer la aventura que le tiene preparada su destino. Alegre, sonriente, también actriz y multi-intrumentista. La chica que dejó la banda cordobesa “Los Cocineros” con quien grabó 7 discos, para luego tocar durante 5 años junto a Julieta Venegas y más tarde agarrar el timón de su independencia con el objetivo de construir una carrera solista, es por donde se la mire, un combo explosivo.

Ahora, México es su centro de planificación, pero antes de que todo este fabuloso presente se materializara, la historia de vida de Sol tiene en Mendoza una página importante. Nacida en la provincia, este suelo cuyano fue testigo de sus inquietudes expresivas y así fue que a los 9 años, el taller de actuación con el Flaco Suárez y el curso de guitarra con Daniel Talquenca, le marcaron el inicio de un camino signado por las tablas y las melodías.

Ella lo recuerda así: “Nací en Godoy Cruz y tengo hermosos recuerdos de allá. Tanto en el teatro como en la música fueron mis primeros pasos ahí en Mendoza. Estudié teatro con el Flaco Suárez que fue mi profe, lo adoro con todo mi corazón y me marcó en todo. Me marcó para lo que hago en la música y en el teatro, él me enseño lo que era el humor y esa herramienta. Reírse de uno mismo y de ir para adelante y creo que es una de las cosas más lindas que me pueden haber pasado y una de las herramientas que más uso para lo que hago. En la música también, empecé a estudiar guitarra allá, hacía danza y todos los amigos de mi mamá y de mi familia, en mi casa había mucho movimiento. Gente que venía, que tocaba la guitarra, que leía, entonces los primeros estímulos desde Mendoza fueron fuertes”.

Este jueves 25 de junio, Sol Pereyra volverá a reencontrarse con rostros, colores y olores de la infancia, cuando pise nuevamente la provincia para presentar su exitoso tercer disco “Tirame agua”. El show será en el N8 Estudio y desde ya, se adelanta como una noche especial.

Sobre el escenario no estará sola, sino que la acompañará su banda integrada por músicos argentinos y también mexicanos. El repertorio incluirá muchos temas del nuevo álbum, pero según revela la multifacética artista, también habrá un “pequeño repaso por los dos discos anteriores (“Bla Bla Bla” y “Comunmixta”) para que la gente pueda conocer más de cerca mi universo personal”.

- ¿Qué recibimiento has tenido del nuevo disco acá en la Argentina?

- Estoy bastante sorprendida de que ha agarrado con mucha fuerza, muy rápido a diferencia de lo que fueron los otros dos que fue más despacito que se abrieron camino. Este disco como que entró muy fuerte y muy rápido, así que estoy como sorprendida. Estoy muy contenta.

- ¿Cómo te encuentra en lo personal y en lo artístico este material?

- Creo que más afianzada sobre todo en la búsqueda de un estilo que empezó en el 2009. Más que buscar un estilo, creo que es reafirmarlo. Sucedió en el primer disco, como fue mutando y a la vez qué pasa con mi música, qué es lo que me gusta, qué es lo que digo, de qué manera. Creo que en este disco estoy como más afianzada. Mucho más segura para cantar, para escribir, para todo. Me gusta, me divertí, me la pasé muy bien haciéndolo, fue un proceso larguísimo porque fue muy minucioso, mucho, mucho trabajo, pero feliz.

- ¿Sos de venir seguido a Mendoza o hace mucho que no venís y este regreso va a tener un sabor especial?

- Esta vuelta tiene un sabor bastante especial, hacía mucho que no iba. Las últimas veces cuando he ido ha sido solo para tocar, siempre han sido visitas muy cortitas, pero ahora vuelvo con este disco y a hacer un show más grande y muy importante para mí, así que creo que es muy especial esta vez.

- Igual, ya sos como una ciudadana del mundo…

- Sí, un poco estoy así porque mucha gente me lo dice sobre todo porque yo me escucho que hablo como siempre pero me dicen “tenés una tonada rarísima”. Soy de Mendoza, pero soy de Córdoba y ahora vivo en México, entonces pasa que como ya estoy partida al medio emocionalmente. Estoy como en un montón de lugares, de todos y de ninguno también.

- Bueno, un poco el espíritu de la música tiene que ver con eso, de no tener límites geográficos…

- Sí totalmente. Creo que la música refleja eso que me sucede en lo geográfico, que me pasa también en la música. También musicalmente es muy amplio porque no es que haga solo cosas de un género. Puedo hacer un poco de reggae, un poco de rock, un poco de pop, bien variado. No me gustan los límites en general.

- En cuento a la composición, hay muchas de tus letras que parecen autorreferenciales. 

- En realidad eso un juego, yo soy como la actriz que encarna todas esas canciones, pero no quiere decir que siempre sea yo. Siempre es una primera persona que puede ir variando. Son historias de distintas personas que a veces pueden tener mucho que ver conmigo y a veces no tener nada o sí en algún rincón, pero no es que me esté describiendo a mí. Creo que juego con eso, me gusta caricaturizarme a mí y a las situaciones cotidianas y cosas que veo en otras personas.

- En este camino como artista solista, ¿cuánto hay de la experiencia con Julieta Venegas?

- Yo creo que todas las experiencias nutren muchísimo, por suerte en mi carrera musical desde que empezó hay diferentes herramientas y personas que fueron importantes y de gran aprendizaje para mí. Siempre me he topado con gente increíble de la que he aprendido un montón, pero desde hace algunos años estoy abocada a elegir, cantar y tocar desde mi nombre.

FICHA: SOL PEREYRA PRESENTA “TIRAME AGUA”. Día: jueves 25 de junio. Hora: 22. Lugar: N8 Estudio (Mitre y Espejo, Ciudad). Entradas: 150 pesos.  

- Corriéndote del ámbito musical, ¿cómo se ve la Argentina desde México y cómo ves a México viviendo allá? Acá percibimos un ambiente complicado.

- Está bravísimo.

- Pareciera como que están pasando muchas cosas que quizás no se hacen tan visibles en los medios, ¿hay una especie de revolución?, ¿cómo se vive ese clima?

- Lamentablemente no hay una revolución, que es lo que yo creo que le vendría súper bien a México porque es tan jodida la situación que tendría que ser drástico el cambio. Tendría que haber una situación de choque muy grande para que México recicle lo que está viviendo. Un país donde desaparecen 43 estudiantes y no pasa nada es como un nivel de gravedad espantoso, entonces para mí vivir allá y ver eso y lo de la Argentina… ¿Qué te puedo decir? Sé que en la Argentina están pasando cosas complicadas en algunos aspectos, pero vengo para acá y veo que hay un montón de cosas que funcionan de maravilla. Para mí el tema de los Derechos Humanos es súper importante. El otro día toda la movida que hubo con el Ni Una Menos, todas esas cosas no se ven en cualquier lado. Y no es que no se ven en México, no se ven en muchos lugares, por eso yo creo que la Argentina tiene ciertas ventajas que por ahí la gente que vive acá no se da cuenta, pero para uno que está fuera y viene dice ¡no, esto es increíble!

- ¿Estas problemáticas influyen en tu música o tratás de mantenerte al margen?

- No, no, no, para nada. Si me sale, me sale, sino me sale tampoco lo voy a forzar. No es que me proponga con la música tener un discurso político en todas mis canciones, si no me sale no lo estoy buscando, pero sí soy una persona muy posicionada. Tengo clarísimo que es lo que pienso de las cosas y como es mi participación y mi posicionamiento en cuestiones políticas.

Te Puede Interesar