Cambios en el Ejecutivo

Rousseau asumió entre la Sube y la licitación del sistema de Transporte

El flamante ministro tendrá una agenda cargada de temas a tratar en los 7 meses que estará en el cargo.

Por Leandro Abraham

Pablo Rousseau se transformó hoy en el nuevo ministro de Transporte, cargo al que llegó tras la renuncia de Diego Martínez Palau con motivo de su campaña política para llegar a la gobernación de Mendoza. El flamante funcionario no tiene una tarea fácil: Palau le deja un Ministerio en marcha, pero con una gran cantidad de temas que deberá resolver en sólo 7 meses de gestión.

Sucede que 2015, además de ser un año electoral, es la fecha en la cual el Gobierno deberá licitar completamente el sistema de transporte público. Esto es fundamental para la ciudadanía, ya que se decidirá qué empresas manejan cada recorrido, por dónde pasarán los colectivos y de qué forma se subsidiará a los pasajeros.

“La idea es avanzar hacia servicios que nosotros llamamos troncales. Esto es tener servicios de colectivos entre los distintos centros urbanos de cada departamento para no seguir congestionando el micro centro. También pretendemos exigir comodidades para el usuario, como ya venimos haciendo, para que se instalen rampas, aire acondicionado y otras mejoras”, explicó Rousseau.

Por otro lado, otra de las herencias que Palau le deja a Rousseau es la modificación del sistema de pago del boleto de colectivo. Es que, por determinación de la Nación, la Sube remplazará en el corto plazo a la Red Bus. Sobre esto el nuevo funcionario estimó que antes de fin de año el nuevo sistema estaría funcionando íntegramente.

Así, por un lado Rousseau destacó que para implementar la Sube se necesita una inversión de $36.000 por colectivo, ya que las máquinas actuales no son compatibles. También explicó que, si bien la Nación firmó la obligación de implementar la Sube sólo para las ciudades con más de 200 mil habitantes, el gobernador Pérez decidió que todos los centros urbanos de Mendoza serán alcanzados por esta forma de pago.

“La Sube no es sólo un medio de pago. También nos permite analizar cuánta gente viaja en cada colectivo, cuáles son los recorridos más utilizados, en qué horarios y todo tipo de información útil para el sistema”, fue la explicación del nuevo ministro.

En tanto, Rousseau aclaró que se prevé que la Sube y la Red Bus convivan durante algún tiempo para acostumbrar al usuario de a poco. También aclaró que aquellas personas que tengan una Red Bus en su poder podrían cambiarla gratuitamente por una Sube para no generar gastos extra a los usuarios.

Finalmente, desde el ministerio explicaron que la idea es implementar la Sube no sólo para los colectivos, sino también para los taxis y remises, por lo que esa situación podría atrasar un poco el funcionamiento definitivo del sistema.

Sin suba en el boleto, por ahora

La asunción de Rousseau contó con la presencia de múltiples sectores relacionados con el transporte. No sólo el gobernador Francisco Pérez y Diego Martínez Palau (ambos visiblemente emocionados) participaron de la jura, sino también los empresarios.

Sin embargo, cuando Sitio Andino consultó a Rousseau sobre la rentabilidad del servicio para los empresarios y si estos ya han pedido un aumento en la tarifa para los próximos meses, el ministro de Transporte dejó en claro que, por ahora, no ha recibido un pedido de ese tipo.

Palau promete "dejar la vida" para llegar al Gobierno

La renuncia de Palau no tuvo que ver con un problema de gestión, sino con su intensión de transformarse en el nuevo vicegobernador de Mendoza. Pero lo de Palau y la gobernación no parece ser sólo un anhelo, sino una obsesión. Es que el propio candidato dijo que piensa "dejar la vida" para llegar al cargo.

"Cuando le dije a mi pequeño hijo que iba a renunciar se puso a llorar. Le expliqué que no puedo ser ministro y vicegobernador y le pregunté si prefiere tener un papá ministro o un papá vicegobernador. Él me respondió que sólo quiere tener un papá. Eso demuestra que estamos dejando la vida en esto y prometo seguir haciéndolo para que Mendoza tenga un próximo gobernador peronista", fue la curiosa anécdota que Palau contó, emocionado, tras abrazar a Pérez y Rousseau.  

Te Puede Interesar