viernes 1 jul 2022
mal momento

Aguilar cumplió con su deber cívico, pero no la pasó para nada bien

El ex presidente de River sufrió el escarnio público cuando se presentó a sufragar en las elecciones porteñas. Intentó pasar desapercibido, pero no lo consiguió y le gritaron "ladrón", entre otras cosas. Llevaba un libro de autoayuda y se retiró custodiado.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Deportes 12 de julio de 2011 - 00:00

José María Aguilar, presidente de River durante ocho años antes de la asunción del actual mandatario, Daniel Passarella, fue escrachado por hinchas "millonarios" que lo reconocieron cuando se presentó a sufragar ayer en la escuela pública Nº 6 Coronel Olavarría.

"No tenés cara, ladrón", "sos hincha de Boca", "mirá a dónde nos mandaste, h…", fueron algunos de los insultos que oyó el ex dirigente, quien apenas esbozó como respuesta un tibio "yo no le debo nada a nadie, es injusto que me traten así".

Antes, había intentado pasar desapercibido. "Yo no soy Aguilar", respondió a un periodista de Perfil después de llegar al lugar con el rostro semicubierto por una bufanda y lentes oscuros. Hasta que finalmente se hizo cargo de su identidad y se disculpó:"Perdoname, sólo vengo a votar y no doy entrevistas".

En los 15 minutos que duró todo el proceso –y que culminó cuando colocó su voto en la mesa Nº 1.046-, Aguilar intentó desentenderse de la situación y formó un escudo protector con un libro de autoayuda, más precisamente la novela Astrix y Verónika, de la escritora sueca Linda Olsson.

Pero ni así pudo evitar convertirse en el centro de todas las miradas y en el blanco de algunos insultos, como el de un señor canoso que, nervioso, se atrevió a espetarle un "Votá a Macri, h…" cuando el abogado ingresaba al cuarto oscuro.

Luego sí, emprendió la retirada acompañado por cuatro efectivos de Gendarmería, no sin antes llevarse por delante a una anciana que lo insultó (sólo por el incidente) y no aceptó sus disculpas. Recibió más ofensas y hasta un escupitajo, como para cerrar un día definitivamente tenso.

Fuente: Somos Deporte.

Te Puede Interesar