caso gustavo lópez

El principal acusado del homicidio de La Estanzuela fue absuelto hace dos meses por un crimen resonante

Se trata de Rubén Garrido (21), quien fue investigado por el asesinato de Carlos Lucero (38), el empleado de troles ultimado en el Campo Papa durante un robo. Pidieron su captura y está prófugo. Una pelea entre familias, el motivo del ataque.

Por Pablo Segura
El brutal crimen de Gustavo López, el joven que fue asesinado este lunes de al menos cuatro disparos en el barrio La Estanzuela de Godoy Cruz, está en camino a esclarecerse rápidamente. Es que a horas del hecho, declaró el amigo de la víctima, quien también fue baleado, e identificó con nombre y apellido al autor.

Así, los funcionarios policiales y judiciales se encontraron con una verdadera sorpresa. El principal sospechoso es Rubén Garrido (21), quien recuperó la libertad hace dos meses luego de ser absuelto por el crimen de Carlos Alberto Lucero (38), el empleado de troles asesinado en agosto del 2012 en el Campo Papa, durante un intento de robo.

Garrido estuvo casi un año detenido por ese caso y llegó a ser juzgado, por pedido del fiscal Gustavo Fhelmann. Sin embargo, los jueces no encontraron pruebas para condenarlo y el asesinato quedó impune.

Ahora Garrido está prófugo, y esta mañana se libró una orden de captura por pedido del fiscal Juan Carlos Alessandra. En caso de ser detenido, va a ser imputado por el crimen de López, y por las heridas causadas a su amigo, Daniel Guevara (52).

Las pruebas en su contra son claras. Guevara declaró el lunes por la noche y no tuvo dudas en asegurar que fue Garrido quien asesinó a su amigo.

Explicó que el sospechoso viajaba en un Renault 18 y que a la altura de Ilia y Soler encerró al coche en el que él viajaba –un Renault 9-. “Garrido descendió del auto y comenzó a disparar”, sostuvo el testigo presencial.

López recibió al menos cuatro disparos en su cuerpo –tenía ocho orificios de balas- y murió en el acto. En tanto que Guevara fue baleado en la mano y salvó su vida milagrosamente.

La investigación que lidera el fiscal Alessandra ya dio sus frutos. De acuerdo al relato de testigos, se cree que el homicidio fue el resultado de una vieja pelea entre dos familias de la zona: los López y los Garrido.

Estas han protagonizado varias peleas, y la Justicia tiene varios expedientes por amenazas y otros delitos, donde ambos lados se acusan mutuamente.

“Han existido allanamientos en ambas casas por denuncias cruzadas y se han secuestrado armas, proyectiles y otros elementos”, explicaron fuentes policiales.

Otra fuente judicial, agregó: “No sabemos cuál es el motivo específico de las peleas, pero creemos que puede tener vinculación a las actividades de cada uno”.

Lo cierto es que Garrido es buscado intensamente en la provincia, pues los investigadores creen que no ha alcanzado a fugarse de Mendoza. Mientras, los pesquisas esperan el resultado de las pericias y otras medidas judiciales para fundamentar la acusación en su contra.

El crimen que quedó impune

El pedido de captura de Garrido destapó una situación que había pasado desapercibida en el ambiente judicial de la provincia. Es la causa del crimen del empleado de troles, cuyo caso provocó una fuerte conmoción en la provincia, y por el cual hubo hasta coletazos políticos.

Es que tras la muerte de Lucero, sus compañeros se plegaron a un paro de actividades reclamando más seguridad para trabajar y ante dicha situación, hasta intervino el gobernador Francisco Pérez.

Finalmente, a casi un año de cometerse el caso, el expediente fue juzgado por una Cámara Penal que absolvió al principal acusado. Ahora, la causa volvió a foja cero.

Te Puede Interesar