Reclamo

Militantes de la Tupac Amaru se atrincheraron en Casa de Gobierno pidiendo cloacas

Ingresaron por la fuerza al ala este del cuarto piso, al salón contiguo al despacho del gobernador Celso Jaque. Carmelo Simó, del IPV, encabeza las negociaciones.

Por Matías Malagoli

Unos cincuenta militantes de la agrupación social Tupac Amaru se atrincheraron en el Salón Patricias, del cuarto piso de Casa de Gobierno, reclamando cloacas para un barrio que se construye en Rodeo de la Cruz.

“Han tomado esta parte”, debió haberle dicho algún custodio al Gobernador señalando hacia el este, donde se encuentra la sala que todavía ocupan más de 50 personas, además de decenas de policías que fueron movilizados hasta el lugar.

El insólito hecho comenzó a gestarse cerca de las 8, cuando los militantes se congregaron en el estacionamiento de calle Peltier.

Al pasar varias horas sin recibir respuesta a su reclamo, los manifestantes decidieron ingresar al edificio y enfilaron hacia el cuarto piso.

Todavía se busca determinar cómo es que estos vecinos guaymallinos ingresaron a un salón que está a 20 metros del despacho del Gobernador.

Esa área del edificio gubernamental es de acceso restringido, pero aparentemente no hubo obstáculos para que los miembros de la agrupación llegaran hasta el salón Patricias.

Según explicaron algunos testigos, sólo había un policía que “no pudo hacer nada” frente a la gran cantidad de gente.

Los manifestantes reclaman que lleguen las cloacas a un predio de Rodeo de la Cruz, donde Tupac Amaru levanta un barrio para 60 familias carenciadas, que había prometido el municipio y todavía no se concreta.

Quien encabeza las negociaciones con los manifestantes es el titular del Instituo Provincial de la Vivienda, Carmelo Simó, quien todavía no logra convencer a los vecinos (la mayoría mujeres con sus hijos) que llegaron hasta el Barrio Cívico.

Desde la mañana el acceso a Casa de Gobierno ha sido restringido, y sólo funcionarios y periodistas con identificación lograron ingresar.

El ambiente en estos momentos está calmo, aunque los manifestantes esperan soluciones concretas que, adelantaron desde el Ejecutivo, no serán inmediatas.

En el lugar estuvo el fiscal especial Santiago Garay, quien aseguró que el medio centenar de personas que copó el cuarto piso no cometió ningún delito.

Te Puede Interesar