Sorpresiva decisión

Nueva Zelanda: renuncia la primera ministra, Jacinda Ardern

La renuncia de la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern- quien fue la más joven en asumir el cargo- explicó los motivos de su dimisión.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció que dejará ese cargo el mes próximo, informó la prensa internacional.

“Para mí ya es hora, ya no tengo energía para otros cuatro años”, dijo Ardern, de 42 años, en una reunión con dirigentes de su Partido Laborista, según la agencia de noticias AFP.

Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda anunció su renuncia

La ministra detalló que su renuncia tendrá vigencia a más tardar a partir del 7 de febrero y agregó que la bancada laborista elegirá un nuevo líder en tres días. También anunció que la próxima elección general se celebrará el 14 de octubre y que hasta entonces continuará como miembro del Parlamento.

"No me voy porque crea que no podemos ganar la próxima elección, sino porque creo que podemos y lo haremos", afirmó. Además, subrayó que no hay ningún motivo oculto detrás de su dimisión. "Soy humana, damos todo lo que podemos hasta que llega la hora, y para mí llegó la hora", indicó.

"Me voy porque con un trabajo tan privilegiado hay una gran responsabilidad, la responsabilidad de saber cuándo sos la persona indicada para liderar y cuándo no", sostuvo.

El viceprimer ministro, Grant Robertson, indicó que no se postulará al cargo.

Ardern está al frente la administración de Nueva Zelanda desde agosto de 2017, momento en el que fue la jefa de Gobierno más joven del mundo, con 37 años.

También fue la primera mandataria en la historia en tomar licencia por maternidad -en 2018-, aunque fue la segunda en dar a luz estando al frente del Gobierno, antecedida en este aspecto por la paquistaní Benazir Bhutto, en 1990.

Graduada en Ciencias Políticas, Ardern comenzó su carrera parlamentaria en 2008 y dirige el Partido Laborista desde el 1 de agosto de 2017.

“Es una mezcla de acero y amabilidad”, la definió años atrás el diario británico The Guardian.

En 2019 fue elogiada por su manejo de la peor masacre en la historia moderna de Nueva Zelanda, cuando un tiroteo contra dos mezquitas en Christchurch dejó 50 muertos y decenas de heridos.

Menos de un mes después de esa masacre, impulsó -y obtuvo del parlamento- la aprobación de una ley que restringió severamente la venta de armas. Al año siguiente se valoró su gestión de la pandemia de coronavirus, que permitió a su país tener uno de los registros más bajos de contagios y muertes por la enfermedad, y durante la cual se redujo el sueldo.

Fuente: NA

Te Puede Interesar