Acuerdo de libre comercio

Lula admitió que no habría acuerdo UE-Mercosur y responsabilizó a Macron

En el marco de la conferencia por el cambio climático COP28, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, trató de convencer a Macron para el acuerdo.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, pareció insinuar que su par francés, Emmanuel Macron, será responsable si la Unión Europea (UE) y el Mercosur no pueden cerrar su acuerdo de libre comercio, luego de que el líder europeo afirmara que se opone al pacto.

Lula dijo a periodistas en Dubai que se reunió con Macron allí al margen de la conferencia de cambio climático COP28 porque conocía los reparos del presidente francés al acuerdo y quería convencerlo de cambiar de postura.

Luego de la reunión, Macron, cuyo país fue siempre el más reacio al acuerdo de la UE, dijo a periodistas que estaba en contra del acuerdo porque no era bueno para nadie, se negoció hace mucho tiempo y "no toma en cuenta la biodiversidad y el clima" y solo desmantela aranceles.

Lula contó que en su reunión con Macron le pidió que "abriera el corazón" y pensara que los países de América del Sur y el Mercosur son "países pobres, países pequeños. Bueno, no pensó", declaró el brasileño sobre el francés.

Lula Da Silva admitió que pueden fracasar las negociaciones para el acuerdo comercial Mercosur-UE

"Si no tuviéramos acuerdo, paciencia. No es por falta de voluntad. Lo único que tiene que quedar claro es que no digan más que es por culpa de Brasil o por culpa de América del Sur", señaló.

"Si no hay acuerdo, por lo menos va a ser evidente de quién es la culpa", insistió.

El acuerdo entre la UE y el Mercosur, el bloque que integran Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, fue sellado en 2019 tras 20 años de arduas negociaciones.

Sin embargo, no fue ratificado debido a las preocupaciones del bloque europeo sobre las políticas ambientales, especialmente de Brasil durante la presidencia de Jair Bolsonaro, que impulsó la deforestación de la Amazonia para favorecer al agronegocio.

En marzo, la UE presentó un instrumento adicional al Mercosur en el que incorporó una serie de exigencias ambientales que podrían perjudicar la exportación de determinados productos de la región, por lo que se encontró con la resistencia de algunos países.

Este punto fue considerado por Lula, cuyo país ejerce la presidencia temporal del Mercosur hasta el 7 de diciembre, como una "amenaza", pese a manifestar su intención de cerrar el pacto.

Fuente: Télam

Te Puede Interesar