En los últimos 10 días

Italia: el volcán Etna registra 250 pequeñas erupciones

El volcán Etna, el más activo de Italia, registró 250 "minierupciones" en los últimos 10 días. El informe de El Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología.

El Etna es un volcán activo en la costa este de la región de Sicilia, una de las veinte que conforman Italia, en el territorio de la Ciudad metropolitana de Catania. En los últimos diez días, ha registrado 250 "minierupciones", la más reciente ocurrió este viernes por la noche en su cráter del sudeste, con expulsión de lava y ceniza.

Este volcán tiene alrededor de 3.357 metros de altura, aunque esta marca varía, debido a las constantes erupciones. Es el volcán activo con mayor altura de la denominada Placa Euroasiática, el primero en referencia a la Europa geográfica y la montaña más alta de Italia al sur de los Alpes. Asimismo, cubre un área de 1.190 km², con una circunferencia basal de 140 kilómetros.

Las erupciones del Etna no son todas iguales. Algunas ocurren en la cumbre, donde hoy día hay cuatro cráteres distintos: el Cráter Noreste, la Vorágine, la Bocca Nuova y el Cráter Sureste. La erupción más destructiva durante ocurrió entre marzo y julio de 1669 cuando, según se estima, se emitieron 830.000.000 de m³ de lava y obligó a abandonar la extensamente destruida villa de Nicolosi.

El volcán Etna entra de nuevo en erupción

La actividad más reciente del volcán Etna

El Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV) publicó este viernes un informe en el que explica que entre el 19 de noviembre y este 1 de diciembre se han contabilizado 250 erupciones de tipo "estromboliano" y una frecuencia "rítmica", intermitente.

Cada explosión comienza con "debilísimas" expulsiones de gas caliente y pequeñas coladas de lava pero, tras algunos minutos, se hacen "más enérgicas", separadas por intervalos de algunos minutos.

El material expulsado se derrama por la ladera del cráter del sudeste y "rara vez" llega a la base. Esta actividad es "del todo normal" para un volcán de "conducto abierto" como el Etna pero los expertos del INGV destacan en el documento que las erupciones se producen en tiempos "tan regulares" que parecen "marcados como un reloj suizo".

La serie analizada empezó con un "paroxismo" el 12 de noviembre pero el día 19 el volcán volvió a dar "señales de vida".

No obstante, durante los días sucesivos el Etna comenzó a registrar erupciones "a un ritmo particular", con periodos de entre 10 y 15 minutos de agitada actividad "estromboliana", es decir, explosiones violentas separadas por periodos de calma.

El ente baraja varios escenarios futuros: que el magma del conducto del Etna disminuya y las erupciones se detengan; que aumente y se intensifiquen, como en los últimos tiempos; o que se incremente "notablemente" y estalle en una erupción lateral.

Fuente: Infobae.

Te Puede Interesar