Por cuatro días

Francisco llegó a Mongolia para pedir por la paz mundial

El papa Francisco aterrizó en el aeropuerto de la capital Ulán Bator tras nueve horas y media de vuelo en un Airbus A330 de Ita Airways.

El papa Francisco llegó hoy a Mongolia para una visita de cuatro días durante la que encontrará a una comunidad católica de 1.500 personas en un país de mayoría budista y en la que también hablará al mundo de temas como la paz y el ambiente desde lo que llamó el "corazón de Asia", entre Rusia y China.

El pontífice aterrizó en el aeropuerto de la capital Ulán Bator minutos antes de las 10 locales (23 de Argentina) tras nueve horas y media de vuelo en un Airbus A330 de Ita Airways.

Durante el vuelo, y acompañado por un enviado de Télam entre otros medios a bordo del avión, el Papa sobrevoló el espacio aéreo chino a eso de las 20 de Argentina, por lo que envió un telegrama de saludo al presidente Xi Jinping más allá de que Roma y Beijing no tienen relaciones diplomáticas.

En el que será su viaje 43 fuera de Italia desde su elección en marzo de 2013, el Papa, de 86 años, dedicará el primer día a descansar en la Nunciatura Apostólica, según el programa de la visita.

En total, Francisco dará cinco discursos durante las 74 horas que estará en Ulán Bator y en las que tendrá reuniones políticas, religiosas y sociales.

La agenda de Francisco en Mongolia

La primera actividad oficial de Francisco en Mongolia será una reunión el sábado con el presidente Ukhnaagiin Khürelsükh, luego de la que dará un discurso frente a las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático en el Palacio de Estado de Ulán Bator.

Durante la visita, se espera que el Papa incluya entre los temas de sus discursos mensajes hacia la sociedad de Mongolia así como temas universales, entre ellos el medioambiente.

La comunidad católica mongola, con 1.500 fieles, es considerada una Iglesia "pequeña y vivaz" por el Vaticano, que en la previa resaltó el trabajo hecho por misioneros que difundieron el catolicismo luego del régimen comunista caído en 1992 que había prohibido la religión en el país. Según las estadísticas oficiales, por ejemplo, en 1995 había solo 14 católicos en toda Mongolia.

El domingo, además de encontrar a la comunidad católica local y a fieles de países cercanos, el Pontífice encabezará un encuentro interreligioso en el que se reunirá con representantes del budismo, la religión mayoritaria en el país.

Con cerca de la mitad de su población concentrada en la capital, Mongolia enfrenta grandes cambios demográficos luego de siglos de tradición nómada organizada alrededor de las ger, como se llaman las tiendas históricas que sirvieron de techo a los habitantes del entonces imperio mongol y que ahora dan también forma a varios de los edificios de Ulán Bator, entre ellos el teatro Hun en el que el Papa se reunirá el domingo con miembros de otras religiones.

Francisco definió a Mongolia como el "corazón de Asia" y se espera también que desde la capital, ubicada 660 kilómetros al sur de la frontera con Rusia, renueve sus llamados a la paz mundial, en el marco además del conflicto abierto en Ucrania desde febrero de 2022.

El Vaticano confirmó también que en las celebraciones presididas por el Papa habrá fieles de la Iglesia ortodoxa rusa.

"Es la misma presencia del Papa en Mongolia la que constituye una invitación a la paz", anticipó el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, en diálogo con periodistas.

La visita del Papa, que tiene por lema "Esperar juntos" terminará el próximo lunes con un encuentro con misioneros, durante el que inaugurará una casa dedicada a víctimas de la violencia doméstica y personas sin hogar, antes de regresar a Roma desde Ulán Bator al mediodía local (1 de la mañana de Argentina) y aterrizar en la capital italiana cerca de once horas después. Fuente: Télam

Te Puede Interesar