Día Mundial del emblema argentino

Mientras sigue primero en ventas, descifran el ADN del Malbec para mejorarlo

El vino argentino por excelencia crece en superficie y producción. Mientras, expertos estudian sus rasgos desde la genética. El presente del Malbec en cifras.

Por Miguel Ángel Flores

Líder indiscutido hace décadas y gran insignia que identifica a Argentina en el mundo del vino, el Malbec celebra el 17 de abril su día. Celebración que lo encuentra con nuevos lanzamientos para consolidar su consumo en el país y también el desafío de apuntalar exportaciones que no pasan su mejor momento, mientras los investigadores buscan una mejora genética que lo haga más adaptable a las condiciones agroclimáticas y optimizar cualidades que lo hacen único.

En eso consiste el Proyecto Iberogen. Una iniciativa binacional, ya que mientras especialistas de España estudian el genoma del Tempranillo, sus pares de Mendoza hacen lo propio con Malbec, con el objetivo de lograr descifrar las claves que permitan superar el problema de la sequía y las altas temperaturas por las cuales su producción emigra des zonas tradicionales como Maipú-Luján.

Mientras tanto, si bien sus números (superficie implantada, volúmen de ventas, etc) no dejan de ser positivos, su presente lo coloca como el gran motor de las exportaciones de vino argentino que vienen en baja. Y al mismo tiempo, enfrenta desafíos para crecer.

En números

Con 46.941 hectáreas en Argentina, mayormente en Mendoza, el Malbec representa el 25% de toda la superficie vitivinícola del país. Y es la variedad más cultivada, además de ser 41% de todas las uvas tintas, y lo ratifica con el tiempo: hay 22% más hectáreas de Malbec que hace una década, según el último reporte del INV (Instituto Nacional de Vitivinicultura).

El último año se vendieron casi 2,5 millones de hectólitros de Malbec (95% varietal puro y 5% en corte con alguna variedad). Mucho más que aquel 17 de abril de 2011, cuando se celebró por primera vez el Día Mundial del Malbec.

En materia de exportaciones, 2023 cerró con 1.212.645 hl de Malbec vendidos al mundo, esto es, 69.3% del volumen total de varietales exportados. Argentina facturó por eso u$d 410.5 millones, casi la mitad del total de ventas de vino argentino, con protagonismo del vino embotellado (7 de cada 10 litros) que representa más del 90% en valor, equivalente a u$d 373,3 millones.

Según el detalle brindado por WofA (Wines of Argentina), el ente que promociona al vino argentino en el exterior, Estados Unidos es el principal comprador de Malbec en la categoría fraccionado, con u$d 116.398 millones FOB en 2023, seguido por Reino Unido (u$d 56.6 M), Brasil (u$d 40.7 M), Canadá (25.064 millones), México (14.7 M), Países Bajos (10.7 M), China ( 8.3 M) y Suiza (8.1 M).

Perú y Colombia completan el top 10 de destinos del Malbec argentino con u$d 12,8 millones en total, que ser reparten casi en porciones iguales.

"El concepto de este año se encuentra en línea con la sostenibilidad, que constituye uno de los pilares de la estrategia de comunicación de WofA. Malbec Argentino “Better for the world”(mejor para el mundo), condensa el espíritu de la industria hacia una vitivinicultura más sostenible, más consciente de la necesidad de preservar el entorno, generar un impacto positivo en el medio ambiente, en las sociedades y las economías", señaló la gerente general de WofA, Magdalena Pesce, sobre las acciones previstas para celebrar al Malbec este 17 de abril.

Genoma del Malbec: de dónde viene, adónde va

Concretamente, la experiencia logró secuenciar el genoma del gran varietal argentino. Algo así como descomponer la cadena genética que lo conforma, con la aspiración de ir más allá de lo que aporta el terroir y los rasgos comunes del Malbec.

Los especialistas tomaron de su árbol genealógico el cruce de Magdeleine noir y Prunelard, dos antiguas variedades francesas que le dieron origen. E identificaron los rasgos genéticos que le aportaron, información útil para saber qué reforzar a la hora de potenciar rasgos para adaptar los plantines al cambio climático (sequía y altas temperaturas).

Según explica Daniel Bergamín, de Vivero Mercier, que integró el equipo de investigación de Iberogen "hace un tiempo existe que a raíz del cambio climático se está plantando menos en Primera Zona y más en otras como el Este. Secuenciar el genoma del Malbec es desagregar cada gen del ADN, el "chip" donde está grabada la información del comportamiento, y saber qué "perillas" o botones tocar para rescatar algunos rasgos".

Esas perillas o botones permiten conocer ir mejorar o moderar algunos rasgos, como la acidez, el PH, el color o algún aroma.

Desde el laboratorio de genética, junto con investigadores de IBAM (Instituto de Biología Agrícola de Mendoza), la experiencia parece haber llegado a buen puerto. Básicamente, con un efecto: seleccionar un clon adaptable a los retos específicos de un oasis.

Así, en base a un estudio inicial sobre 27 selecciones masales de Malbec, el trabajo del equipo de Iberogen consiguió obtener 6 clones que superaron con éxito la prueba de la vinificación (un test de calidad) y están en condiciones de ir a la faz comercial.

"Características hay varias. Sabemos es que el calentamiento global, por la sequía y las temperaturas extremas, provocan una baja de la acidez y aumento del PH, menos color, mayor grado alcohólico y astringencia, algo no deseable para un vino de calidad. Los clones seleccionados permiten sortear eso a pesar de la temperatura y la sequía, y pueden posicionarse en las zonas donde se dan esas situaciones", se explaya Bergamín.

MALBEC.jpg

Algunos recomendados

Varias bodegas aprovechan esta fecha para lanzar nuevas añadas o líneas de Malbec.

Es el caso de Bodegas Bianchi, que posiciona dos exponentes: Finca Los Primos (alrededor de $4500 la botella) y el más exclusivo Gran Famiglia Bianchi Malbec 2021.

"Literalmente, un gran Malbec de Valle de Uco. Gran intensidad, gran potencia, gran vivacidad. En vista presenta increíbles destellos violáceos, que dan paso a una nariz voluptuosa, entre aromas de frutos rojos como cerezas y ciruelas frescas, en perfecta armonía con notas especiadas y florales. La crianza de 12 meses en roble francés aporta sensaciones de vainilla y chocolate negro. En boca, la entrada es dulce, de estructura compleja. Su acidez equilibrada le permite expresar su exquisita frescura y taninos sedosos", dice la ficha de sus notas de cata. Precio sugerido al público en la tienda online: $14.500.

Otros Malbec recomendados son:

Re Manija Malbec de Martín Biancheti. Según Flor de Bodegas, el Malbec es "una verdadera joya que cautiva con su equilibrio y complejidad, reflejando el talento y la pasión de Martin Biancheti en cada sorbo.

Concreto Malbec: Piedra Infinita, Zuccardi. "Una expresión auténtica del terruño, con notas distintivas que lo convierten en una experiencia única e inolvidable".

De Sangre Malbec de Bodega Luigi Bosca. La experta destaca la "elegancia y sofisticación" de este Malbec producido por Luigi Bosca.

Malbec Argentino de Catena Zapata. "Calidad y la reputación internacional de este Malbec emblemático" de una bodega considerada referente de la industria vitivinícola.

Biplano del Pago Malbec de Wines de Fabian Vicario. Se resalta de este Malbec "su frescura y vitalidad", lo que lo convierte en una "experiencia sensorial única, que no se puede dejar de probar".

Te Puede Interesar