Impericia

El multimillonario costo que pagarán los argentinos por la falta de planificación del gobierno

El Gobierno tiene que desembolsar 3.200 millones de dólares para importar buques de gas, como consecuencia de que no se avanzó con los gasoductos, ni se programaron importaciones.

Pese al anuncio de la Secretaría de Energía de la Nación sobre la normalización del abastecimiento del GNC para industrias y estaciones de servicio, los cortes de los últimos días y la importación de gas de urgencia que debió hacer el Gobierno le costó miles de millones de dólares a los argentinos, que con un poco de planificación no deberían haberse destinado a ese fin.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/chirilloeduardo/status/1795982518799220979&partner=&hide_thread=false

La realidad es que la falta de previsión de la gestión de Javier Milei, que no avanzó con obras menores de los gasoductos ni programó importaciones de gas para el invierno, le significaron un gasto de U$S3.200 millones.

La impericia de La Libertad Avanza le impidió capitalizar un recurso en abundancia en Argentina, porque frenó la construcción de las plantas compresoras que duplican la capacidad del gasoducto de Vaca Muerta, que hizo el pasado gobierno. De hecho, no avanzó con ninguna de las obras para incluso exportar el gas, como el reversal del norte.

Así, en medio de la crisis de faltante del fluido, compró un buque de combustible líquido que le revendió la brasilera Petrobras por contratación directa, en una maniobra sin precedentes, sospechada por conflicto de intereses.

El multimillonario costo que pagarán los argentinos por la falta de planificación del gobierno

Pero además, tanto la Secretaría de Energía como el Ministerio de Economía, demoraron los pedidos de Cammesa para la importación de combustible líquido. La mayorista de energía eléctrica evalúa técnicamente la necesidad de GNL y Fueloil para programar sus compras. Esto le permite jugar con variables como: temperatura, precios internacionales, características de los pliegos licitatorios, nivel de demanda, etc.

Dada la demora en la aprobación de la programación de Cammesa, los primeros indicios de faltantes precipitaron la urgencia. Ante esa emergencia, se autorizó a Cammesa a adjudicar tres buques más para esta semana, en condiciones mucho menos convenientes de haber salido al mercado un mes atrás.

Para conocer la gravedad de la poca astucia del gobierno nacional, los 3.200 millones de dólares superan al próximo vencimiento con el FMI, y equivalen a 10 veces el nivel de reservas netas en el Banco Central.

En paralelo, también aumentó el costo fiscal de la extensión de los subsidios. Actualmente, los usuarios pagan solo el 5% del precio de generación; el resto lo cubre el Tesoro. Como se trata del segmento dolarizado, los números se dispararon tras el salto cambiario de diciembre pasado.

Te Puede Interesar