Nueva actualización

Con menos consumo, vuelve a subir el precio de la carne ¿Por qué?

Con el frío, algunos cortes se encarecen. Desde la industria hablan de "reacomodamiento". Qué tipo de carne sube de precio y cuánto pese al menor consumo.

Por Miguel Ángel Flores

Primero hubo valores de referencia para amortiguar la suba del costo de la hacienda durante las Fiestas. Luego sobrevino un bajón como respuesta a un precio de la carne que se fue a las nubes. Ahora, pese que el consumo en Mendoza no repunta, los mostradores se preparan para volver a actualizar el monto por kilo de diferentes cortes. ¿Cuál es la explicación?.

Para las carnicerías, el momento es desafiante. Saben que los clientes no van a resistir otro aumento de amplio alcance y que las ventas siguen planchadas. Pero por otro lado, argumentan que los costos operativos subieron y necesitan recuperar el punto de equilibrio, una situación que obligó a varias carnicerías de Mendoza a cerrar.

"No creo que sea un aumento generalizado, porque la demanda está muy tranquila. Sólo han habido algunos incrementos estacionales en algunos cortes nada más. Es muy difícil hacerlo, a pesar de que el comercio minorista está pasando por un muy mal momento, puntualmente por el gasto en energía, la suba de salarios y alquileres", argumenta José Rizzo, presidente de la Cámara de Industrias de la Carne de Mendoza.

El empresario admite que "en todo caso, se van a reestructurar algunos precios". Sobre todo porque para los comerciantes, las carnes alternativas o sustitutas a la vacuna, como cerdo y pollo, "ya están acomodados".

En definitiva, las subas están en el orden del 10%. Y en varios casos, están relacionadas con el consumo de la época invernal.

Otro precio: a qué cortes de carne alcanza

En un contexto en el que el consumo de carne cayó más del 9% (ronda los 44 kilos anuales por persona), la decisión parece a contramano. Aún así, vale rescatar algunos cortes cuyo precio ya empezó a subir.

Por ejemplo, el asado con hueso, uno de los que tienen usos múltiples (para carne a la olla o estofado, además de la parrilla) se encuentra en torno a $4.200 pero puede modificarse. Por su parte, el kilo de carne molida común pasó de $4000 a $4500, y si se compra al por mayor se puede conseguir hasta por $3500.

Además, la llamada blanda de 2da también aparece en la lista. En este caso, el kilo de paleta escaló entre los $6500 y $7000.

Claro que si se piensa (y el bolsillo puede) comprar lo necesario para un buen guiso y combatir el frío con más proteínas, hay que prepararse: la mayor demanda de carne de cerdo, panceta y chorizo colorado seguramente empujará su precio más rápido y antes de lo habitual.

Te Puede Interesar