Polémica

Alcohol cero: del Senado a la Justicia, el plan anti-ley de Coviar

La vitivinicultura se prepara para dar pelea en el Senado. Pero Coviar admite que lucharán por la inconstitucionalidad de la ley de alcohol cero si se sanciona.

Por Miguel Ángel Flores

"Hay cuestiones de disciplina partidaria que se contraponen con los intereses de la economía regional". Con esa frase, el presidente de Coviar (Corporación Vitivinícola Argentina), José Zuccardi, definió la posición de la industria del vino frente a la media sanción que obtuvo el proyecto de ley de tolerancia o alcohol cero en la Cámara de Diputados, que sigue en guardia y dispuesto a dar pelea ahora en el Senado.

Las críticas arreciaron durante la mañana del jueves tras la votación, que expuso el voto diverso del bloque de mendocinos del FDT: a favor de la ley por parte de los diputados mendocinos Adolfo Bermejo y Liliana Paponet, la abstención de Marisa Uceda y en contra del tunuyanino Eber Pérez Plaza.

Desde la cúpula de Coviar se preparan para empezar a hacer sonar los teléfonos de los senadores, sobre quienes recae ahora la responsabilidad de tratar (y aprobar, o no) la ley de alcohol cero.

De lograr sanción definitiva, los referentes vitivinícolas lo ven como un revés difícil de dar vuelta. Para Zuccardi "vamos en camino a ser una vergüenza en el mundo, como el único de los principales países vitivinícolas en imponer la tolerancia cero".

Conferencia de prensa COVIAR, Ley de Tránsito Tolerancia 0.jpg
La mesa de Coviar.

La mesa de Coviar.

Camino al Senado

Ahora, la mira de las instituciones que representan a la vitivinicultura está puesta en los senadores por Mendoza, sobre todo Anabel Fernández Sagasti (FDT) y en menor medida Alfredo Cornejo y Mariana Juri, del frente Cambia Mendoza.

Por lado, Cornejo y Juri anticiparon que no acompañarán la iniciativa. En tanto, Fernández Sagasti está, hasta el momento de la votación en la Cámara Alta, en el ojo de la tormenta, dado que su decisión es una verdadera incógnita: ¿acompañará, por "disciplina partidaria" al proyecto que viene con aval del propio Gobierno nacional, o, como se preguntan los vitivinícolas "se pondrá la camiseta" de Mendoza?.

Para eso, el plan es insistir con los planteos que no prosperaron en Diputados, pero subsisten como argumentos en contra de ley de alcohol cero.

En tal sentido, Zuccardi insistió en que"el alcohol cero no existe, hasta por un tema de calibración de los aparatos de medición. Hay que insistir en la necesidad de más controles y endurecer las multas".

Al respecto, una de las líneas de acción es volver a la carga con el proyecto del diputado sanjuanino José Luis Gioja, que la mendocina Uceda había acompañado inicialmente: desgravar la importación de alcoholímetros, para facilitar su distribución en bodegas, restaurantes y todos los puntos de venta de vino. Algo que debería reformular alguno de los senadores.

Sin embargo, desde Coviar ven que nada escapa al tinte político que tiene la iniciativa. Sobre todo luego del cambio de postura que le endilgan al titular de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, Pablo Martínez Carignano: el funcionario, aseguran, inicialmente parecía dispuesto a analizar alternativas como una tolerancia de 0,2/0,3 gramos de alcohol en sangre pero "no punible", que luego se diluyó.

"Todo es parte de una "ola prohibicionista" que ya se percibe. De hecho, en una de las reuniones que tuvimos con legisladores el propio jefe del bloque oficialista en Diputados (Germán Martínez) nos dijo que no siguiéramos insistiendo, porque nos "va a ir como el tabaco", señaló el gerente del Fondo Vitivinícola, Sergio Villanueva.

El caso de la cerveza

Paralelamente, la industria mira de reojo a lo que hacen otras bebidas. Un caso concreto es el de la cerveza, el archirrival del vino que esta vez parece estar en la misma línea.

No los une el amor, sino el espanto. Es que dentro del negocio cervecero se dividen las aguas entre las grandes marcas de multinacionales, como el grupo CCU, y el de las cervecerías artesanales.

Es que para Villanueva "mientras las multinacionales parecen acompañar, quizá por una suba a los impuestos internos que tributan, los elaboradores de cerveza artesanal manifiestan la misma preocupación por el perjuicio que la ley de alcohol cero puede ocasionarle a ese mercado".

Impacto

Más allá de que la estrategia sigue viva, en la vitivinicultura tampoco se ahorran análisis sobre el efecto inicial que tendría la norma no sólo en la comercialización de vino, sino sus probables coletazos para el sector primario.

Luego de la crisis de rentabilidad entre 2014 y 2020 que dejó afuera a muchos, actualmente son 17.000 los productores vitivinícolas en Mendoza. Un eslabón expuesto pero clave de la actividad de la que, se estima, viven alrededor de 100 mil personas.

El titular de la AVM (Asociación de Viñateros de Mendoza), Eduardo Córdoba, advirtió que "probablemente esto, con una caída de consumo, mueva los precios a la baja, con muchos productores que hoy están al límite. Sólo en los últimos cinco años perdimos alrededor de 3 mil".

Según Córdoba, "detrás de cada uno hay como mínimo un contratista y otros tres trabajadores. Gente que, si no resisten una crisis, en vez de vivir dignamente de lo que hacen terminarán con ayudas o planes sociales".

De la no adhesión a la Justicia, el plan B

Por lo pronto, y más allá de la estrategia de cara a la discusión en la Cámara Alta, la industria "abre el paraguas". Y aplauden desde ya el hecho de que el gobernador Suarez analice que Mendoza no adhiera a la ley nacional de tolerancia o alcohol 0, en caso de que termine aprobándose.

Conferencia de prensa COVIAR, Ley de Tránsito Tolerancia 0, Zuccardi.jpg
José Zuccardi.

José Zuccardi.

"Sería una medida inteligente, pero no resuelve la cuestión de fondo", anticipó Zuccardi. Esto, dado que sería un soporte favorable, pero solamente dentro de los límites de la provincia y por lo tanto sin peso en, por ejemplo, las rutas nacionales que atraviesan el territorio mendocino.

Un escenario alternativo, si el proyecto finalmente se convierte en ley, es recurrir a la Justicia. Concretamente, con una demanda por inconstitucionalidad en contra de la tolerancia cero al alcohol al volante, carta que Coviar tendrá para jugar llegado el caso y si ninguno de los resortes previstos funciona.

Te Puede Interesar